“Me llamo Annie y estoy buscando a mi muñeca….”

Estamos en 1644, una terrible epidemia de peste está arrasando por completo la ciudad escocesa de Edimburgo. Sus víctimas, hombres, mujeres y niños, nadie, absolutamente nadie, escapaba a la terrible enfermedad.

Se desconocía por completo el origen de la peste ¿aire contaminado? Las siniestras máscaras de los doctores, impedían la entrada de aire, pero no les libraba de la muerte. ¿Era entonces un castigo divino?

Mientras, las ratas, las auténticas portadoras de la enfermedad, campaban a sus anchas por los estrechos, oscuros e insalubres callejones, propagando la enfermedad por medio de sus pulgas, que saltaban de los roedores a los humanos. La mordedura de una pulga era la sentencia de muerte.

“Mamá, estoy muy cansada, no tengo fuerzas para jugar, ¿qué son esos bultos que me salen por todo el cuerpo?, ¿me voy a morir?

Cuentan las leyendas que las puertas de las casas de los enfermos eran tapiadas con toda la familia en su interior, enfermos y sanos juntos, para que no pudieran salir de allí.

En realidad, se trataba de una cuarentena, a la espera de un milagro, aunque muchos nunca saldrían vivos de sus casas, como la pequeña Annie.

“Mamá, papá, ¿dónde estáis?”

 “Mi muñeca, ¿dónde está mi muñeca?”

La mitad de la población murió como consecuencia de la terrible epidemia. Los closes, los callejones de Edimburgo, fueron tapiados por completo. La ciudad creció sobre ellos, enterrados para siempre en el olvido.

… hasta 1992.

Estamos en 1992, Aiko Gibo, una medium japonesa, viaja a Edimburgo, una de las ciudades más embrujadas del mundo, con un equipo de filmación para grabar un documental sobre la actividad paranormal.

Aiko decide adentrarse en los oscuros closes de Edimburgo, cuando algo decepcionada está ya a punto de abandonar Mary King’s Close, una presencia se hace cada vez más intensa, una abrumadora sensación de tristeza invade el callejón subterráneo, el aire se hace frío e irrespirable. Aiko se niega a entrar en una de las habitaciones, la presencia es demasiado fuerte….

De repente, algo le coge el tobillo.

Me llamo Annie, mis padres me han abandonado y estoy muy triste porque no encuentro mi muñeca”

La médium entabló conversación con la pequeña, que le dijo que tenía 5 años, se llamaba Annie y sus padres la habían abandonado cuando enfermó de peste. Desde aquel momento no había dejado de vagar triste por los callejones en busca de su muñeca de trapo.

Tras aquella conversación, Aiko subió a la superficie y compró una muñeca, bajó de nuevo y la depositó en el lugar en el que se había producido el encuentro. 

Desde aquel momento, peluches y muñecas se amontonan en la habitación de Annie en The Real Mary King’s Close, para que no vuelva nunca más a estar triste.

En pleno corazón de Edimburgo, en la calle que llega hasta el castillo hay escondida una ciudad subterránea que, aunque con ciertas precauciones, es posible visitar.

Quizá cuando estés recorriendo las calles subterráneas notes un frío intenso, escalofríos recorran tu espalda, una presencia te envuelva, e incluso notes tirones en tu ropa.

No todo el mundo es capaz de aguantar en el interior del callejón…

Foto: www.edinburghlive.co.uk

“Puedes venir a The Real Mary King’s Close, pero recuerda que es mi casa…  

No te olvides de traerme una muñeca.”

Los mejores Free Tours, también de terror, en España y en el mundo 🌍

Reserva tu Free tour gratis

www.guruwalk.com


Leave a Reply

Your email address will not be published.