Los viajeros se están aburriendo, no prestan atención a lo que dices, pierden el foco… Eso pasa porque no varias suficiente entre “contar” y “despertar la atención” de los viajeros. Y involucrar a los viajeros durante el tour es una manera de despertarlos.

Después de muchas horas investigando y entrevistando nuestros gurus, por fin hemos podido sacado este artículo con las mejores técnicas para crear un tour interactivo, ¡vamos!  

1. Rompe el hielo al principio

Los viajeros pueden sentirse intimidados o inseguros para hablar o participar frente a un grupo grande.  Por eso tienes que romper el hielo cuanto antes.

Empieza cuando lleguen al punto de encuentro. Sorpréndeles, diles cosas bonitas sobre su país, pregúntales lo que se puede ver allí o aprende a decir “gracias” o “bienvenido” en su idioma. Asegúrate que se sienten cómodos.

Cuando empieza el tour, puedes involucrar a los viajeros haciendo que se presenten al grupo, diciendo su nombre y algo más, que podría ser su nacionalidad (idealmente lo haces también antes). Si haces un tour de comida podría ser su comida favorita, si haces un tour sobre un libro como Harry Potter podría ser su personaje favorito,… ayudando a quitarles el miedo de hablar frente al grupo e invita los viajeros a simpatizar entre ellos con lo que tienen en común.

Una alternativa para involucrar los viajeros al principio del tour podría ser preguntar quien viene desde más lejos o hacerlos elegir entre 2 campos, por ejemplo los que prefieren lo salado y los que les gusta más el dulce, en el caso de un tour de comida. Eso también te ayuda a identificar el tipo de viajeros que tienes en el tour para enfocar mejor tu discurso. 

Los primeros minutos de tu discurso son también cruciales para romper el hielo. Usar el humor es la mejor solución. En otro post te explicaremos pronto cómo construir el mejor discurso de introducción.

2. Crea una conexión durante todo el recorrido

Aprovecha todo el recorrido para simpatizar con ellos, sobretodo cuando estás caminando con ellos de un punto a otro. Eso crea confianza para que los viajeros participen. Es sobre todo importante con: 

  • La gente que viaja sola: el riesgo es que se aburran más rápido ya que no suelen hablar tanto como las personas que viajan en grupos.
  • La gente que no es nativa en el idioma del tour. Puede ser que les de vergüenza hablar en frente de gente nativa. Si creas un vínculo con ellos, diciendo que habla bien, etc. ya tendrá menos miedo.

3. Haz preguntas

Es la manera más sencilla de lograr involucrar a los viajeros. ¡Además cuando los viajeros contestan bien, se sienten muy felices y viajeros alegres la pasan mejor y dan más propinas!

Si alguien participa, aunque no de la respuesta correcta, es también importante que se sienta reconocido. Siempre le puedes decir “gracias” y si encuentra la respuesta correcta, hasta puedes darle un high five.

Hay muchos tipos diferentes de preguntas que puedes hacer a los viajeros, cómo preguntándoles si pueden identificar algo durante una parada (buscando algo), basado en los conocimientos de los viajeros (¿alguien sabe…?) o sobre algo que has dicho durante el tour (¿alguien recuerda…?). Hasta puedes hacer un quiz o usar preguntas para animar el grupo.

Explicamos todo sobre las preguntas, con muchos ejemplos y maneras de incentivar a que los viajeros contesten, en este artículo dedicado al tema.

4. Deja a los viajeros hacer sus preguntas

¿Alguien tiene preguntas? Aconsejamos preguntarlo al final de cada parada. Es importante que los viajeros puedan hacer sus preguntas sino se van a sentir frustrados.

Puedes incentivarlo usando humor: “si me doy cuenta que alguien no ha entendido, tendrá que volver al tour de mañana”. Hay también un guía que distribuye papelitos con preguntas a cada viajero y así cuando termina de explicar, se asegura que hayan preguntas. Eso permite a los viajeros soltarse más fácilmente.  

Tienes también que estar disponible cuando caminas entre 2 paradas por si un viajero te quiere hacer una pregunta. Si te das cuenta que una pregunta vuelve mucho, trata de incluir la respuesta en tu discurso.

¿Una pregunta requiere una respuesta muy larga y no es interesante para todo el grupo? Contestala después del tour, para no retrasarlo, y no lo hagas entre dos paradas porque si no el grupo tendrá la impresión de perder explicaciones.

5. Integra el grupo en tus historias

Cuando involucras a los viajeros en tu explicación, están mucho más atentos ya que rompes esa distancia con el grupo. Por ejemplo en Oporto, una guía divide el grupo en 2 durante una parada: Brasil y Portugal, y explica los movimientos históricos que tuvieron estos 2 países. 

También puedes involucrar un viajero para sostener un mapa, o tu paragua por ejemplo. Pero también puedes utilizarlo para ilustrar tus explicaciones. Si la gente tiene vergüenza y que nadie se ofrece, tendrás que “elegir un voluntario”, lo que crea una situación muy graciosa.  

Un guía de free tour de Málaga hace participar los viajeros durante una parada.

Usa también los contrastes. Si buscas alguien para hacer un guerrero vikingo, usa un niño o una persona de piel o pelo muy moreno. Eso dará mucha risa ya que la gente no se imaginaba el guerrero vikingo así. Cuidado en no caer en estereotipos que se puedan malinterpretar. 

Que cada uno tenga su papel. En el caso de voluntarios, trata de no usar 2 veces la misma persona. La gente se identifica mucho con el papel que ha jugado durante el tour, hasta lo escriben a veces en las opiniones. 

Ejemplos: 

  • Reproducir un momento histórico. En Valencia, un guru ilustra el proceso de la inquisición española haciendo una mini-obra de teatro. Remonta el tiempo y se transforma en juez. Toma un voluntario, que será culpable de mil cosas durante la inquisición y el grupo piensa que está en un palacio de justicia, asistiendo a una audiencia. A los viajeros les gustan mucho porque están viviendo la historia y lo recordarán mejor también. Además, crea una atmósfera divertida por la situación en la que está el pobre voluntario. Otro ejemplo, en Atenas, podría ser, explicar cómo pasaban los juegos olímpicos en la Antigüedad con un voluntario, etc.  
  • Imitar lo que dice el guía. Por ejemplo, podrías contar una historia de amor y tomar 2 voluntarios para que imiten lo que explicas al grupo, lo que resulta muy chistoso. Podrías también explicar todo el proceso de una receta que un voluntario trataría de reproducir imitando, o la vida de un animal muy icónico de tu ciudad. 

No olvides a los niños cuando tratas de involucrar a los viajeros ya que suelen perder rápidamente la atención durante el tour. Si la pasan bien, los padres estarán muy contentos también y esto se verá reflejado positivamente en la propina y la opinión que te dejarán. 😉

Un guía de free tour dando la mano a niños en Amsterdam.

6. Enseña algo

El objetivo es de enseñar algo a los viajeros para que se sientan como locales. Recomendamos introducirlo con una historia o leyenda. Aunque no estás explicando ningún monumento famoso, le gusta a los viajeros porque quieren también saber sobre el estilo de vida y tradiciones de tu ciudad. 

Por ejemplo: 

  • Enseñar un paso de baile. Por ejemplo un paso de flamenco de España, un paso de salsa en Colombia,… Enséñalo de manera divertida: en Madrid, explican el flamenco como “coger una manzana en la mano, olerla y tirarla al suelo y aplastarla con un pie”. 
  • Enseñar una costumbre de tu país. Por ejemplo, si vives en Turquía, podrías enseñar cómo negociar tus compras y probar de hacerlo con los viajeros. En Milán, enseñan el lenguaje de los gestos típicos más importantes de Italia.
Grupo de viajeros haciendo un gesto típico italiano durante un free tour en Milán.
  • Enseñar palabras típicas. Por ejemplo en Amsterdam, el guru enseña 2 palabras relacionadas al tema de comida (lekker y gezellig), que va repitiendo durante todo el tour, y pide también a los viajeros de repetirlas. Suelen ser palabras que no tienen traducción exacta en otros idiomas. Otro ejemplo es el famoso “hygge” danés. 
  • Enseñar un juego típico de tu ciudad. Idealmente que todos los viajeros puedan jugar y que no tome mucho tiempo. 
  • Enseñar una canción típica. Tenemos un guía que da un papel con la letra de una canción famosa para que los viajeros lo canten durante el camino más largo entre 2 paradas. Puede ser también que lo que explicas aparece en una canción, cómo en Dublín cuando el guía enseña la estatua de Molly Malone. No hace falta cantar toda la canción, sólo el refrán ya está bien. Es más fácil si los viajeros conocen la canción. 

Si ves que esta parada no le puede gustar a todos, explica a tu grupo que se hacen 10 minutos de pausa, para tomar un café, ir al baño, etc. pero que mientras, los otros viajeros pueden realizar esta actividad.  

7. Toma una foto de grupo divertida

La gran mayoría de los gurus toman fotos de grupos en uno de los lugares más bonitos de su ciudad. En lugar de tomar una foto de grupo normal, piensa cómo podría ser un momento divertido para involucrar a los viajeros. 

Guía de free tour haciendo un selfie con sus viajeros en Hanoi.

Puede ser basado en una pintura, una tradición, un deporte, una comida, un evento, copiando una estatua,… Por ejemplo, en París, podría ser tomando todos la pausa como la Gioconda de Da Vinci. En Atenas, podría ser tomarse la foto como atletas en frente del estadio olímpico,… Piensa también en lo que se podría decir cuando se toma la foto: el nombre de tu ciudad, una palabra especial,…  Más ideas en este artículo sobre las mejores fotos.

No siempre tienes que tomar una foto grupal. Depende de la química que tienes con el grupo. No hay nada peor que una foto forzada. Luego podrás enviar la foto y volver a recordar a los viajeros de dejar una buena opinión.

Y luego? 

Ahora que sabes cómo involucrar a los viajeros durante el tour, te recomendamos mucho leer este artículo complementario sobre las técnicas de comunicación para ser el mejor guía!