¿Qué darías por poder abrazar a aquellos que quieres sin temor a contagiarlos? ¿y por pasar una tarde con tus amigos riendo hasta que te duela el estómago sin pensar que eso les podría costar la vida? ¿Recuerdas el día en el que disfrutaste por última vez de tu grupo favorito cantando a pleno pulmón? ¿y cuándo te enamoraste de aquella preciosa sonrisa que hoy tapa una mascarilla?

La pandemia nos ha robado tantas cosas, las más importantes de la vida. ¿Qué harías por recuperarlas?

La luz al final del túnel parece ahora más intensa, aún lejana, pero brillante y esperanzadora. Esa luz nos la ha dado la vacuna contra la Covid-19 que la ciencia ha conseguido desarrollar en tiempo récord. Nunca antes se habían dedicado tantos recursos a trabajar en un mismo objetivo, luchar contra una enfermedad de alcance mundial.

Los medicamentos nuevos pueden suscitar dudas, pero ningún avance de la medicina ha salvado tantas vidas como lo han hecho las vacunas y eso es por una única razón, vacunándote tú, proteges tu vida, pero también la de los demás, es lo que se conoce como inmunidad de rebaño.

Por qué es tan importante que nos vacunemos todos

-“¿Y a ti que más te da que me vacune yo o no? Si solo me afecta a mí, ¿no?”

Quizá te lo estés preguntando o escuches a mucha gente que lo dice a diario, que vacunarse es una decisión personal que solo les afecta a ellos, pero nada más lejos de la realidad, las vacunas solo pueden erradicar una enfermedad si se vacuna el mayor número de personas posibles.

¿Qué es la inmunidad de rebaño?

La inmunidad colectiva o de rebaño es la protección de una población ante una infección por la presencia de un elevado porcentaje de personas inmunes a ella.  Por lo que una población solo puede protegerse de un virus si se alcanza un umbral muy alto de vacunación.

Las personas vacunadas están protegidas de contraer la enfermedad, o si lo hacen, será de una forma mucho más leve, rompiendo así la cadena de transmisión del virus y protegiendo también a las personas vulnerables que no pueden vacunarse.

El virus necesita de personas no vacunadas para poder seguir matando.

El Coronavirus ha causado casi 3 millones de muertes en el mundo desde el inicio de la pandemia, además de las graves secuelas para los que han podido sobrevivir a él. De nosotros depende acabar con el virus de una vez por todas.

La Covid-19 es altamente contagiosa por eso sería necesario un 90% de inmunidad en la población. Esa es la razón por la que es tan importante que nos vacunemos todos y cada uno de nosotros. Ya sea con la vacuna de Pfizer, con la de Moderna, con AstraZéneca, con la vacuna rusa Sputnik o con la china Sinovac. No importa la marca, lo importante es estar vacunado.

Las vacunas salvan vidas


Solo las vacunas consiguieron erradicar enfermedades tan letales como la viruela, que en el siglo XX causó 300 millones de muertes. Acabar con la Covid-19 depende de que tú te vacunes.

Está en nuestras manos volver a sentir la calidez de un abrazo, la luz de una sonrisa, reír y cantar a pleno pulmón de nuevo, y llorar, pero esta vez de felicidad por haberlo logrado.

No lo hagas por ti, hazlo por todos.

¡Vacúnate!

#DiSialaVacuna

La plataforma de Free Tours con más oferta del mundo