Al igual que muchos puertos en todo el mundo, Marsella siempre tuvo una reputación de mala calidad y delincuencia. De hecho, se puede seguir viendo ese carácter descuidado sobre la ciudad aunque no termina de ser negativo ya que le aporta dinamismo y un color embriagador.

Puedes verlo todo en barrios como Le Panier, Noailles y La Paine y sus tiendas, mercados y cafeterías. El Puerto Viejo ha estado en uso desde el año 600 a. C., y si se siente inspirado por la gran edad de la ciudad más antigua de Francia, hay una maravillosa selección de museos que te harán retroceder al pasado sin moverte del sitio.

Aunque esta ciudad no sea como París (qué ver), es importante contar con el asesoramiento de personas locales que te puedan aconsejar a la hora de decidir qué ver y hacer en Marsella. Dependerá de los días que te quedes, ya que si son pocos, deberás acertar con los lugares que visites si quieres descubrir la esencia de la ciudad.

La mejor manera de ver y visitar Marsella: hacer un free tour

La mejor forma de descubrir una nueva ciudad es hacerlo junto a un guía local que nos enseñe los rincones y secretos que a simple vista no se pueden ver. De hecho, es una manera de visitar la ciudad en profundidad sin caer en una visita aburrida. Estos son los mejores free tours en Marsella en el que podrás encontrar diferentes enfoques de la ciudad.

Si no conoces este concepto, te explicamos qué es un free tour y por qué le gusta tanto a los viajeros y turistas.

¿Has probado los free tours? Visita la ciudad de una manera diferente junto a un guía local oficial.

GuruWalk

¿Qué ver en Marsella en 3 días (un fin de semana)?

Estas son las recomendaciones de guías locales oficiales sobre qué ver y hacer en Marsella, así como los lugares imprescindibles que debes visitar si viajas a esta localidad del sur de Francia. Si vas de escapada de fin de semana (3 días), es posible que te encajen estos puntos de interés como referencia para ver y visitar en esta localidad.

1. Vieux Port de Marsella

El enorme puerto rectangular de Marsella ha estado operando durante 2.600 años, y es más un distrito completo que un solo lugar. En tres lados hay muelles con amplios paseos cercados en su mayoría por antiguos almacenes del siglo XVIII.

Parece que casi todos tienen una cafetería, un restaurante especializado en pescado o un bar en la planta baja, con asientos al aire libre para que puedas ver cómo se desarrolla la vida en esta encantadora ciudad mientras tomas un pastis.

Top lugares imprescindibles que visitar en Marsella, Francia

La industria pesquera de Marsella ya no trabaja mayoritariamente sobre el Vieux Port. Actualmente, los barcos que podemos ver atracados en este puerto son de particulares que navegan por placer y no por trabajo. De hecho, las barcos pesqueros ahora atracan en puertos más modernos ubicados al norte de la ciudad.

Pero en el Quai des Belges más interno, la última captura de día todavía se lleva a tierra para ser vendida en el mercado de pescado todas las mañanas.

2. Cathédrale Sainte-Marie-Majeure de Marseille

Vale la pena visitar la catedral de Marsella, ya que es uno de los edificios más importantes de la ciudad. Con vistas al mar, este lugar es perfecto para disfrutar de las vistas y hacer fotografías. Su imponente estructura está compuesta por varias torres abovedadas. La más alta alcanza una altura de 16 metros, y el uso de piedra caliza verde y blanca puede recordar al estilo utilizado en el Duomo de Florencia, aunque el interior ha sido decorado con un estilo completamente diferente.

Afortunadamente, la catedral tampoco tiene coste por entrar ya que es totalmente gratuita. Lo destacamos como uno de los lugares imprescindibles de Marsella por esos tres elementos: belleza arquitectónica, legado cultural y precio.

3. Parque nacional de Calanques

Los suburbios del sureste de Marsella rozan un área de excepcional belleza natural. Los Calanques son escarpados acantilados de piedra caliza blanca y arroyos que alcanzan alturas gigantescas y descienden abruptamente hacia el mar.

Se pueden disfrutar de estas preciosas vistas rocosas tanto por tierra como por mar. Desde el agua es más cómodo poder ver algunas parte de los Calanques, aunque es toda una aventura llegar a pie hasta este lugar. El camino no es muy cómodo y hay pasos en los que hace falta cierta experiencia en la montaña para poder pasar. Desde Marsella a Cassis se tarda más o menos 11 horas.

Por supuesto, el paisaje compensa el esfuerzo. También hay mini cruceros que salen del Puerto Viejo, así como aventuras guiadas en kayak. Si puedes, intenta llegar a la cala indescriptiblemente hermosa en Calanque d’En Vau ya que es de lo mejor que hay en este sitio.

4. Musée d’Histoire de Marseille

Puede ser difícil entender los 26 siglos de historia de Marsella, pero este museo de primer nivel cerca del Puerto Viejo será de gran ayuda. Debido a la gran cantidad de tiempo que la atracción maneja, es el museo de historia urbana más grande de Francia.

Para los geeks de la historia, significa pasar medio día inspeccionando ánforas, cerámicas, fragmentos arquitectónicos, restos de barcos antiguos, mosaicos, sarcófagos y mucho más.

Además de este montón de artefactos de los antiguos griegos hasta el siglo XX, hay mapas y modelos que ilustran Marsella en todas las fases de su historia, y el edificio se une a un conjunto de sitio arqueológico que contiene murallas, edificios portuarios y una necrópolis.

5. Notre-Dame de la Garde

Es difícil no ver Notre-Dame de la Garde ya que se eleva sobre el horizonte al sur del Puerto Viejo. Es una iglesia neo-bizantina del siglo XIX a 150 metros sobre el nivel del mar, con una gran estatua dorada de la Virgen y el Niño en la parte superior de su torre para vigilar y cuidar las comunidades marítimas de Marsella.

En el pasado, hubo santuarios religiosos y torres de vigilancia en La Garde al ser un sitio de peregrinaje y oración. La basílica incorpora en los niveles inferiores un fuerte estilo renacentista en los que también se incluía una capilla.

Si viajas en verano a Marsella, esta subida a pie puede ser un problema a ciertas horas del día. Sin embargo, hay un tren turístico que sale regularmente del Puerto Viejo que facilita la subida y la hace muy agradable. Las vistas que se pueden contemplar desde Notre-Dame de la Garde son impresionantes así que, no te olvides tu cámara de fotos.

6. Le Panier

La zona de Le Panier de Marsella se encuentra ubicada justo al norte del Puerto Viejo. Antiguamente estuvo habitada (desde el año 600 aC) y fue el sitio donde se asentó la colonia griega de Massalia.

A medida que la ciudad evolucionó, se convirtió en el lugar donde se asentaron las oleadas de inmigrantes de Marsella, e incluso hoy en día hay una gran población de Magreb y Córcega.

¿Qué ver en Le Panier, Marsella?

Es un distrito con paredes de color ocre, escaleras de piedra y largas calles en forma de corredor que emergen en plazas bañadas por el sol.

Hasta hace poco, siempre había sido una de las partes más pobres de Marsella, como lo demuestra La Vieille Charité, una casa de beneficencia barroca del siglo XVII con tres niveles de galerías con arcadas alrededor de una capilla.

Ahora es un distrito cada vez más moderno con boutiques independientes y tiendas de artesanía, cafeterías y mucho arte callejero imaginativo.

7. MuCEM

Inaugurado en 2013, MuCEM es un museo de vanguardia que regeneró una parte de la costa de Marsella junto al Fort de Saint-Jean del siglo XVII.

La arquitectura es impresionante, pero lo que hay dentro es bastante difícil de resumir: es una especie de visión general de la cultura mediterránea, una civilización, que incorpora arte, exposiciones de fotografía y objetos históricos.

La mayoría de las personas que visitan están de acuerdo en que las exposiciones no son las más consistentes, caprichosamente saltan de un período a otro y de un tema a otro, pero son tan diversas que hay galerías para captar la atención de todos.

La entrada al fuerte, construida por Louis XIV, está incluida en el boleto, y esta estructura está conectada al museo por dos puentes.

8. La Plaine et Noailles

Directamente al este del Puerto Viejo hay dos barrios que le darán una sensación de la vida cotidiana en Marsella.

Noailles es otra área en la que se establecieron generaciones de africanos, particularmente después de que Argelia se convirtiera en territorio francés en 1830. El mercado desaliñado y caótico aquí funciona de lunes a sábado, con vistas y olores que podrían ser de un zoco en el norte de África o el Medio Oriente , con pan plano horneado y kebabs chisporroteando.

La Plaine, alrededor de Place Jean Jaurès, unas calles más al este, es una de las partes más modernas de la ciudad.

Aquí hay elegantes boutiques y bares, así como un mercado los martes, jueves y sábados por la mañana con una mezcla de puestos que venden de todo, desde productos frescos hasta perfumes.

9. Stade Vélodrome

Pese a que para la Eurocopa de 2016 se renovó, la construcción inicial del Stade Vélodrome ya era imponente y está considerada como una de las catedrales del fútbol europeo y mundial. Es el campo que utiliza el Olympique de Marsella como local, uno de los clubes más importantes de Francia.

Actualmente es el estadio de fútbol más grande del país, con una capacidad de 67.000 espectadores. Está protegido del despiadado viento Mistral por un espectacular techo ondulado que cubre toda la grada.

A pesar de ser un icono, el Stade Vélodrome no siempre ha sido apreciado por la ciudad y por los seguidores del OM. Para conocer más a fondo la historia y secretos de este estadio, hay un tour de una hora de duración en el que se enseña los vestuarios, los palcos y se puede pisar el césped del campo.

10. Boulevard Longchamp

Uno de los paseos más edificantes que puedes hacer en Marsella es recorrer el hermoso Boulevard Longchamp con sus lujosas casas del siglo XIX y dos hileras árboles que adornan el camino. La mejor manera de hacerlo es empezar desde la estación de Canebière e ir hacia el Palais Longchamp, y la columnata en forma de media luna. Después dirigirse a la fuente de este imponente complejo del siglo XIX que es el colofón perfecto a todo la imagen que se genera.

¿Qué hacer en Boulevard Longchamp, Marsella?

El Palacio Longchamp, tanto el parque como las atracciones de su alrededor, fueron construidos para celebrar la finalización del Canal de Marsella. Este canal se unió con el río Durance y puso fin a siglos de problemas de suministro de agua para la ciudad.

Aquí también se encuentran el Museo Natural de la ciudad y el Museo de Bellas Artes. Sin duda, dos visitas muy recomendadas para los amantes del arte, aunque también para el público en general.

11. Cité Radieuse

Construido entre 1947 y 1952, este edificio de apartamentos fue el primer bloque de viviendas que diseñó el arquitecto suizo Le Corbusier. Este mismo diseño lo repetiría en toda Europa durante el periodo de la posguerra.

La idea era transferir las casas, calles y servicios de una ciudad a un bloque de concreto de 18 pisos. Una mezcla de estilos en los que se intenta aunar la esencia de la ciudad en un solo edificio de una manera bastante original.

Más de mil personas aún viven aquí, pero hay un recorrido que te llevará a uno de los apartamentos originales restaurados y hasta la terraza de la azotea donde podrá contemplar la ciudad. Como todos los edificios de Le Corbusier, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

12. L’Estaque

L’Estaque es un suburbio al noroeste de Marsella que está considerado como un pueblo de pescadores que inspiró a Cézanne, Braque y una serie de otros pintores de finales del siglo XIX. Cézanne en particular pasó mucho tiempo en L’Estaque, pintando escenas del pueblo y el mar en diferentes estaciones.

Si estás familiarizado con su trabajo, puedes emocionarse al examinar estos paisajes marinos con tus propios ojos. El artista de Marsella Adolphe Monticelli fue otro pintor vinculado al pueblo en este período, y hay un museo en L’Estaque con la mayor colección individual de su obra en el mundo.

Durante el paseo, te recomendamos que pases por el antiguo puerto donde los puestos venden panisses (chips hechos con harina de garbanzos) y chichis fregis (donas).

13. Musée des Docks Romains

La historia antigua de Marsella es tan rica que un museo no es suficiente para mostrarte todo lo que hay para ver. Pese a ello, el Musée des Docks Romains es una muy buena aproximación al pasado de esta ciudad.

Se encuentra a un par de calles del lado norte del Puerto Viejo y cubre el sitio de uno de los pocos almacenes comerciales romanos conocidos del mundo.

¿Qué ver y hacer en el Musée des Docks Romains?

Fueron descubiertos después de la guerra, durante la cual los alemanes dinamitaron varias calles. Gracias a ello, se pudieron encontrar piezas de gran valor que estaban enterradas bajo el suelo.

Lo que te dejará boquiabierto aquí son las dolias, enormes jarras de cerámica tan altas como los adultos y capaces de almacenar 2.000 litros de vino o aceite de oliva.

14. La Corniche

Teniendo la costa a varios kilómetros del Puerto Viejo, La Corniche es un largo balcón al lado del Mediterráneo, que pasa por playas y pequeños barrios extravagantes.

Aunque puedes hacer el recorrido en coche, es muy recomendable hacer el paseo a pie, por el paseo que hay pegado al mar. Tanto las vistas como la propia brisa son impresionantes, a lo que se une las vistas del archipiélago de Frioul y las torres del castillo d’If en la bahía.

Uno de los lugares más llamativos es el Vallon des Auffes, un puerto pesquero tradicional en una entrada empinada, rodeado de viejas cabañas destartaladas y al que se accede desde el mar debajo de los arcos que sostienen el camino.

15. Playas de Marsella

A pesar de estar en el Mediterráneo y tener 42 kilómetros de costa, Marsella nunca ha sido considerada como un destino de playa. A mediados de los años 70, aunque se creó el parque costero del Prado, recuperó 40 hectáreas de mar y lo puso con guijarros y arena. Así, podemos enumarar las principales playas de esta ciudad para que sepas a cuál en función de dónde estés.

Plage du Prado

Es la playa más popular de Marsella y la que cuenta con una mayor accesibilidad desde cualquier punto de la ciudad, tanto en autobús como en coche. Cuenta con instalaciones deportivas muy próximas a la arena, además de tener bares y restaurantes para poder tomar algo.

No destaca por ser una playa en la que puedas estar solo en algún momento del día, pero no se masifica tanto en verano como otras playas francesas.

La repartición de las playas que hay en este enclave se hace con una división entre norte y sur, incluyendo las siguientes playas: l’Huveaune y Escale Borély y la de Bonneveine.

Plage des Catalans

La plage des Catalans es una de las playas que se encuentra cerca del Vieux Port de Marsella. La puedes encontrar entre el Prado y el Puerto, destacando por las buenas vistas que tiene de la bahía del castillo d’If. No es el mejor sitio para tomar el sol o descansar, aunque sí que es la playa que eligen los que practican windsurf ya que cuenta con buenas olas y viento.

También cuenta con restaurantes además de duchas públicas y otras comodidades propias de una playa en condiciones. Cerca, se puede ver también la playa Prophète con unas características parecidas y otra llamada Des Vallons.

Plage de la Pointe Rouge

La Plage de la Pointe Rouge destaca por ser una de las pocas playas de Marsella con arena, desmarcándose del resto de playas con guijarros. Se encuentra en la parte sur de la ciudad y está muy recomendada si vas a ir con niños por la comodidad que ofrece una buena arena, apenas hay olas y cuenta con un ambiente familiar.

En la época estival, es una playa que está concurrida e ir en coche se hace complicado, sobre todo para aparcar. La gente suele aprovechar para alquilar patinetes de agua o probar el kitesurf. Cuenta con vigilantes y socorristas en temporada alta, además de tener duchas y contar con otras playas cerca como Abri Côtier o Bain des Dames.

¿Cómo llegar a Marsella?

La ciudad de Marsella en Francia se ubica a más de 900 km al sur de París. Viajando en el tren de alta velocidad (TGV) está aproximadamente a 3 horas de la capital, esto nos hace tomar la mejor decisión de cómo llegar a Marsella.  

Marsella es una ciudad muy grande, y gran parte de su territorio lo conforma el Parque Nacional de Calanques. Se trata de una ciudad con un puerto comercial de actividad industrial, de construcción naval y sede de una Archidiócesis. 

Marsella es una ciudad de altibajos con mucha riqueza pero también vertiginosamente deteriorada. Ciudad de monte y de mar, un sitio con el espíritu enaltecido por el paso de la historia. Por eso, si estás en busca de saber cómo llegar a Marsella, ¡sigue leyendo!

Viajar en avión

El aeropuerto de Marsella se encuentra en Marignane, a tan solo 25 kilómetros al oeste de la ciudad. Es uno de puertos aéreos más importantes del sur del país. Ya que el avión es el transporte preferido por los turistas que desean llegar a conocer la ciudad y su riqueza histórica. Es el medio de transporte más utilizado, sobre todo si se viaja de otros países europeos. Incluso desde varias ciudades españolas hay vuelos directos. 

Viajar en tren

Si lo que se desea es viajar por tierra en vez de por aire, también se puede. El trayecto saliendo de Barcelona se tarda alrededor de unas cuatro horas y media. Si comparamos con el vuelo que dura una hora y haciendo cuentas de los tiempos que utilizamos desde que tenemos que salir de casa, es que realmente usamos esas mismas 4 horas.  

Viajar en autobús

La alternativa de llegar a Marsella en autobús es también perfecta y económica. La estación de Marsella tiene conexiones interurbanas a alrededor de 20 ciudades francesas como París, Toulouse o Niza, así como a otros países europeos.

Viajar en coche

Es la opción más cómoda, por las paradas que se pueden hacer en los alrededores. Las autopistas para llegar no son tan excesivamente caras, y por ejemplo el trayecto desde la ciudad de Barcelona no pasa las 5 horas y media. Sin embargo, el problema radica en el difícil aparcamiento dentro de la ciudad. Así como sucede en la mayoría de ciudades europeas. 

¿Cómo llegar al centro de Marsella desde el aeropuerto?

Si tu opción para llegar hasta Marsella ha sido el avión, te vendrá bien conocer cómo se llega desde el aeropuerto al centro de la ciudad.

En autobús lanzadera

Una de las formas de cómo llegar al centro de Marsella desde el aeropuerto es en autobús lanzadera. Se trata de la mejor opción de traslado si se quiere usar el transporte público. Se deberá coger el bus número 91 que sale cada 15 minutos

En tren

Otra alternativa es coger un tren, que en definitiva sale un poco más barato que el resto de opciones. Toma en cuenta que del aeropuerto sale un bus gratuito que te lleva a la estación de Vitrolles Aéroport Marseille que es de donde sale el tren. 

En taxi o coche

Un taxi es la opción más cara pero la mejor. Y la ventaja de ir a Marsella en coche es que  da más libertad para moverse por la zona. Sin embargo, hay que asegurarse que el alojamiento en donde nos alojemos tenga aparcamiento para evitar cualquier tipo de molestias posteriores. 

Mapa con los lugares imprescindibles que ver en Marsella, Francia

Te dejamos el mapa de Marsella para que puedas encontrar de manera rápida qué lugares ver y visitar cuando viajes a esta ciudad. Te recomendamos que hagas rutas realistas y que no intentes ver todo en un mismo día, ya que apenas vas a disfrutar de cada punto de interés.

Estas son los lugares imprescindibles que ver en Marsella cuando vayas a visitar esta ciudad del sur de Francia. Si echas de menos algún barrio, monumento o iglesia en la selección de puntos de interés, puedes añadirlos en la parte de los comentarios. Seguro que tus aportaciones ayudan a otros viajeros a completar su guía sobre sobre esta ciudad con tus recomendaciones.

Al igual que Marsella, hay otros muchos destinos con free tours en los que podrás descubrir nuevas ciudades en compañía de guías locales oficiales. Una manera diferente de viajar que, una vez la pruebas, siempre incluirás en tus escapadas.

¿Qué ver en Marsella?
Average rating:  
 1 reviews
by Olga Marín on ¿Qué ver en Marsella?
Lugares top de Marsella

Gracias por los lugares que habéis puesto en el artículo. Me quedo también con alguno de los free tour de Marsella para profundizar en una zona más concreta. Todo muy útil para la escapada de este fin de semana!