Granada es una de esas ciudades que enamora a primera vista. Ubicada en la región de Andalucía, al sur de España, es una de las ciudades más bonitas del país y que debes incluir sí o sí en tu guía de viaje. El gran legado cultural e histórico mezcla diferentes estilos arquitectónicos, así como edificios vinculados a la cultura árabe, judía y cristiana.

Su cercanía a las ciudades de Córdoba y Sevilla permite visitar la zona aprovechando el encanto pintoresco de Andalucía si se dispone de varios días. Además, tienen opciones en cualquier momento del año porque en invierno pueden esquiar en Sierra Nevada mientras que en verano pueden disfrutar de las playas en la Costa Tropical a solo algunos kilómetros de distancia. 

La mejor manera de ver y visitar Granada: hacer un free tour

Si es la primera vez que vas a ir a la ciudad nazarí, te aconsejamos que te dejes acompañar en tu visita por un guía local oficial. Descubrirás la historia y cultura que hay detrás de los principales lugares que debes ver en cualquiera de los free tours en Granada.

Si nunca has vivido la experiencia de hacer un tour de libre pago, te recomendamos que eches un vistazo a este artículo en el que explicamos cómo funciona y en qué consiste un free tour.

¿Has hecho alguna vez un free tour? Visita la ciudad de una manera diferente junto a un guía local.

GuruWalk

¿Qué ver en Granada en 3 días (un fin de semana)?

Cuna del gran escritor Federico García Lorca, uno de los autores más leídos de la historia y símbolo de los desaparecidos en la Guerra Civil española con un trágico final que llega hasta el presente porque aún se desconoce el paradero de sus restos. Actualmente en homenaje al gran poeta y dramaturgo, el aeropuerto de Granada lleva su nombre, así como numerosos parques y calles en España, además posee un monumento en el Bulevar de Avenida de la Constitución donde yacen los 10 granadinos más importantes de la historia para la ciudad.

Lo más destacable de la ciudad es su gente, acogedora y alegre donde quiera que vayan. Invita a quedarse para pertenecer por unos días a ese entorno tan relajado y festivo. La mejor opción para sentirlo es adentrarse en los lugares más recónditos con la ayuda de Guruwalk a través de los free tours que ofrecen con diferentes rutas recorriendo sus barrios en sitios emblemáticos donde detallarán la historia y cultura con anécdotas divertidas.

Para conocer los lugares imprescindibles de Granada lo mejor es una guía de viaje de Guruwalk porque son expertos en la zona y saben cómo moverse para ver lo más destacable.

Es muy importante conocer las costumbres y gastronomía a la hora de visitar una ciudad, aquí van algunos consejos sobre la restauración con platos más típicos de Granada, además lugares que visitar donde pueden salir de fiesta y conocer gente porque ésta es una ciudad con marcha si les gusta salir por la noche.

1. Visitar la Alhambra de Granada

Sin duda la ciudad de Granada es conocida mundialmente por la Alhambra que es su atractivo principal, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1984.

Free tour por los alrededores de la Alhambra

Se trata de un recorrido por toda la zona de acceso gratuito del monumento. El entorno de la Alhambra se ubica en el interior de la muralla, pero no incluye edificios como los palacios o la Alcazaba. Sin embargo, en este recinto de acceso libre encontramos algunos lugares de gran interés como, por ejemplo, el palacio de Carlos V.

El rey-emperador Carlos I de España y V de Alemania heredó la corona española sucediendo a sus padres Juana I de Castilla y Felipe el Hermoso. Sin embargo, no fue hasta 1526 cuando llegó a Granada tras su boda con Isabel de Portugal y decidió dejar su huella en la Fortaleza Roja construyendo un gran palacio donde poder apreciar la virtuosidad y fortaleza de los cristianos, que habían vencido por fin a los infieles musulmanes.

Y con este objetivo comenzaron las obras de un alcázar de estilo renacentista romano, trayendo ideas y material desde la propia Italia. Una idea que quedó inconclusa debido a varios motivos, entre los que se encuentra la Rebelión de las Alpujarras de 1568, donde los moriscos (musulmanes obligados a convertirse al cristianismo) se unieron contra la corona castellana, perdiendo ésta los impuestos de estos moriscos, utilizados hasta entonces para financiar las obras del palacio de Carlos V.

Este fue un duro golpe que provocó que se parasen las obras hasta nueva orden, pero toda la financiación que en un principio se iba a destinar a la construcción del palacio se acabó desviando tras la sucesión del emperador por su hijo Felipe II. A pesar de quedar incompleto, este palacio representa uno de los ejemplos más cercanos al renacimiento italiano de la época, que contrasta enormemente con el conjunto en el que se encuentra: una fachada de mármol en la que se representan episodios histórico-alegóricos que simbolizan el deseo del emperador de alcanzar la paz universal.

En el centro de la composición, las Victorias, cada una con una rama de laurel y sosteniendo el emblema imperial español: las columnas de Hércules y el mundo coronado; en los vértices inferiores, dos querubines prenden fuego con sus antorchas a los restos de la guerra, ya sin sentido, al imponer el emperador la paz universal.

Toda esta simbología choca de lleno con la que se encuentra en los palacios de la Alhambra o en otros lugares como el oratorio del Palacio de la Madraza de Granada (para conocer este lugar inscríbete también en nuestro Free tour Monumental), donde abundan las suras del Corán, los motivos vegetales y la policromía. Aquí Pedro de Machuca, arquitecto de Carlos V, diseñó un espacio seguramente inspirado en el panteón de Agripa en Roma, con un patio central de estructura circular abrazado por una construcción que luce totalmente cuadrada en el exterior.

Se han desarrollado multitud de teorías sobre si tal formación geométrica tuvo algún sentido, quizás espiritual, quizá simplemente práctico. Una de las teorías señala el círculo interior como una interpretación de la bola del mundo, acogida en su totalidad en el reino de Carlos V. Una alusión al poder y a la conquista que situaba a este monarca como el gobernador del mundo.

Top lugares imprescindibles que ver en Granada

Fuente en la Alhambra

El Palacio del Generalife, el Palacio Carlos V, Los Palacios Nazaríes, La Alcazaba, La Medina y Rauda conforman un conjunto monumental histórico-cultural único e irrepetible en cuanto a arquitectura y botánica se refiere. Se construyó en un lugar geográficamente estratégico sobre una colina rodeada de montañas y bosques en los márgenes del río Darro a mediados del siglo XIII como zona militar donde más tarde se establece el reino nazarí.

A lo largo de los siglos se fueron construyendo altas murallas y torres nombrada como la zona militar o Alcazaba, así como los Palacios Nazaríes que ocupaban la zona de la medina o ciudad palatina. El Palacio Carlos V fue construido por los Reyes Católicos a petición de su nieto el emperador. Por último, el Generalife es un palacio rodeado de jardines y huertos que fuera casa de recreo de los sultanes de Granada.

Durante varios siglos ha sufrido numerosos derribos y construcciones que ha ido variando su aspecto hasta que en el siglo XIX comenzó su restauración hasta el día de hoy.

La visita puede durar de 3 a 5 horas y es imprescindible reservar con anterioridad la entrada ya que puede haber lista de espera para algunas fechas o cupo completo, es recomendable hacer la reserva con 3 meses de antelación a la fecha del viaje ya que acuden viajeros de todo el mundo a ver este espectáculo, aunque si no consiguen entrada Guruwalk te da la alternativa de una visita guiada conociendo la historia y la arquitectura de la Alhambra entrando a los lugares de acceso libre con todos los detalles.

Cabe destacar que son varias horas caminando, subiendo y bajando escaleras, es importante llevar calzado cómodo y estar físicamente en forma para la ocasión.

2. Recorrer el Paseo de los Tristes

Imprescindible la visita por este magnífico camino cargado   de historia, anécdotas y bohemia. El nombre oficial es Paseo del Padre Manjón, aunque le llaman Paseo de los tristes porque antiguamente pasaban los cortejos fúnebres con dirección al cementerio situado en el monte de la Sabika, detrás de la Alhambra.  

Construido en 1600 con más de 12 puentes que cruzan el Río Darro, entre ellos el Puente de las Chirimías y el Puente del Aljibillo. Fue protagonista de corridas de toros, fiestas y espectáculos en su máximo esplendor, aunque ya para finales del siglo XIX la zona cayó en abandono hasta el siglo XX cuando en los años 80 fue reacondicionado, reparando la calzada, la acera y el pavimento dejando intactos algunos de los monumentos que siguen en pie a pesar de los años como la fuente del centro que data del siglo XVII. Así fue como el Paseo de los Tristes volvió a resurgir hasta la actualidad, dando paso a infinidad de turistas que llegan para visitar la Alhambra y descubren su existencia.

En él convergen la zona del centro de la ciudad y el barrio de Albaicín con sus calles empedradas que llevan hasta el barrio de Sacromonte a través de la Cuesta del Chapiz.

A lo largo del camino se pueden encontrar fuentes, así como también algunos monumentos y edificios de siglos pasados a orillas del Río Darro donde pueden degustar las típicas tapas o adquirir souvenirs y esculturas exclusivas del lugar.

Cabe destacar que no se podrá llegar en coche particular ya que las zonas son peatonales con calles muy estrechas y solo es posible llegar en un microbús especial de línea para la zona, en taxi o andando. La mejor forma de recorrerlo es caminando y realizando un free tour de Guruwalk para no perderse ningún detalle. Eso sí recuerden llevar calzado cómodo.

Desde el Paseo se puede obtener las mejores vistas de la Alhambra y es recomendable hacerlo al atardecer para ver la combinación de colores y los Palacios Nazaríes bañados por el sol, así como también por la noche donde se puede apreciar otro paisaje totalmente diferente.

3. Perderse por el barrio del Albaicín

Uno de los barrios con más historia para ver en Granada, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984, durante el mismo año que la Alhambra.

Posee un abanico de historias procedentes de muchas de las civilizaciones que se asentaron en la zona como los griegos; fenicios; romanos y árabes.

Situado a una altitud de 700 a 800 metros sobre el nivel del mar, al ser un barrio en altura ocupado por diferentes poblados estaba desvinculado de la ciudad considerado en su día como un arrabal.

Mantiene la trama urbana del periodo nazarí, con calles estrechas y el tipo de vivienda tradicional llamado carmen, compuesto por una vivienda exenta rodeada por un muro que la separa de la calle con huerto o jardín.

Se extiende desde la zona más alta (San Nicolás) hasta el río Darro y la calle Elvira, que se encuentran en la Plaza Nueva. A través de un free tour con Guruwalk pueden disfrutar de los lugares imprescindibles para visitar este barrio tan peculiar al cual se puede acceder en microbús que sale desde la Plaza Nueva, caminando o en taxi.

Muy característico por la canalización y distribución del agua potable a través de aljibes de los cuales algunos se conservan, pero no están en uso por deterioro a causa del tiempo. Su máximo esplendor fue durante los últimos años del dominio nazarí con una población de 40.000 habitantes y 30 mezquitas. Más tarde los cristianos expulsaron a los musulmanes demoliendo las mezquitas y construyendo iglesias en su haber.

¿Qué ver y hacer en el barrio de Albaicín?

¿Qué ver y hacer en el barrio de Albaicín?

Como guía de viaje se encontrarán numerosas esculturas y conjuntos monumentales de diferentes épocas sobretodo nazaritas y renacentistas.

Rodeado de una muralla que proviene del siglo XI, que recorre todo el barrio y llega hasta Sacromonte.

– Puerta Nueva o de las Pesas: que se conoce como el Arco de las Pesas.

 Torres de AlhacabaPuerta de Elvira, Puerta Monaita y Puerta de Fajalauza forman parte de la muralla zirí.

 Más de 5 iglesias diferentes durante el recorrido, entre ellas, El Salvador y San Juan de los Reyes.

  • Casa de Castril: Museo Arqueológico de Granada, data de 1539 y está ubicado en la carrera del Darro.
  • Casa de Porras: De estilo mudéjar del siglo XVI, actual Centro Cultural Universitario de la Universidad de Granada.
  • Casa de Yanguas: mezcla de arquitectura nazarí y renacentista, ubicada en la calle San Buenaventura actualmente es un hotel.

 El Bañuelo, antiguo edificio de baños Hamman, hoy museo y declarado Bien de Interés Cultural.

Infinidad de palacios, monumentos, ermitas y aljibes que se pueden encontrar paseando por el barrio, un lugar rico en historia, cultura y arquitectura que deja satisfecho a todos los viajeros que lo visitan.

Mirador de San Nicolás

La iglesia de San Nicolás, construida en 1525 sobre una antigua mezquita da nombre a la plaza y al mirador. Templo de estilo mudéjar y gótico, actualmente está cerrada porque aguarda una restauración por filtraciones de agua y humedad. Uno de los miradores más bonitos de Granada desde donde se puede contemplar el encanto de su entorno con sus calles empedradas, aljibes y la gente disfrutando de los bares de tapas. Justo en frente de la Alhambra y el Generalife con la Sierra Nevada detrás es una estampa inolvidable. El ambiente que se gesta allí es muy cosmopolita que mezclan la cultura del lugar y los visitantes que provienen de diferentes partes del mundo. Si hay suerte pueden encontrar algún músico tocando en vivo o haciendo bailes de flamenco.

El mirador se encuentra en una cuesta así que para llegar caminando deberán estar en forma física, la recompensa será disfrutar de las maravillosas vistas, también llegan los microbuses para aquellos que no les guste andar mucho. Se puede comer allí, aunque los restaurantes son caros debido a las vistas, bajando a 50 metros hay oferta de restaurantes sin vistas a mejor precio para que tengan las 2 opciones.

4. Catedral de Granada

Es un edificio digno de ver independientemente de la religión que se profese, su nombre oficial es Santa Iglesia Catedral Metropolitana de la Encarnación de Granada, sede del archidiócesis de la ciudad.

Es un templo católico de estilo renacentista que comenzó su construcción en 1523 en la que colaboraron varios arquitectos a lo largo de los años añadiendo componentes de estilo barroco y gótico sin acabar la obra.

Más tarde en 1706, se construyó el sagrario actual con tendencia rococó, aunque respetando la sobriedad de líneas y estructura clásica del conjunto acabando la obra.

Formada por varias capillas de diferentes épocas y estilos llenas de obras de arte con la Capilla Mayor como nave central y una sacristía.

La Capilla Mayor fue diseñada para albergar los restos mortuorios de los Austrias, aunque finalmente fueron destinados al Monasterio del Escorial y en su lugar colocaron pinturas decorativas. Se destacan sus vidrieras pintadas. En la Capilla Real se encuentran los restos de los Reyes Católicos.

Parte de las obras que se encuentran en la Catedral son consideradas claves del Renacimiento español. Sin duda un atractivo que ver en Granada.

5. De tapas por el centro de Granada

Es importante tener alguna idea de los platos típicos que se sirven en la ciudad granadina para conocer su gastronomía que también forma parte de la cultura del lugar. En todos los restaurantes tradicionales encontrarán “La sopa de almendras” y “Las habitas con jamón y huevo”. En el centro se pueden encontrar la mayoría de restaurantes que combinan cocina mediterránea con árabe y marroquí como influencia cultural del país vecino.

Por otra parte, el tapeo granadino es un clásico si visitan la ciudad que no pueden dejar de probar, famoso por su cantidad, muchos dicen que con 2 cañas ya cenas porque suelen ser suculentas y a buen precio, aunque la calidad puede variar de un sitio a otro, es importante saber que en algunos bares no podrán elegir la tapa, simplemente servirán por orden lo que va saliendo mientras que en otros si podrán ver y elegir de una carta de tapas.

La mejor zona de tapas está en los alrededores de la Plaza Nueva, en la calle Elvira y calle Navas. También pueden encontrar muchos sitios a lo largo del Paseo de los Tristes.

En la calle Pedro Antonio de Alarcón es donde se concentran la mayoría de pubs, bares y sitios de tapas para salir por la noche que es la principal zona de marcha universitaria, mientras que en la zona de los Reyes Católicos se puede encontrar un ambiente más adulto y sofisticado. Existen múltiples opciones que ver en Granada para conocer el significado de la noche granadina.

6. Un té en la calle de las teterías

Situada en pleno casco histórico, las calles son empedradas y peatonales estrechas a su paso lo que inspira a un ambiente cálido, sintiendo el aroma del té. Paseando por la calle Elvira se llega hasta la calle Caldedería, pueden encontrar todo tipo de tiendas de té exóticos para beber y para llevar. Con estilo árabe en su decoración inspirado en la influencia musulmana a través de la historia y la cercanía. Además, pueden aprovechar para comprar souvenirs artesanales como lámparas de colores estilo árabe y artesanías en cuero.

Adentrarse en estas calles para desconectar y perderse por un rato, los aromas y sabores diferentes que acompañan para deleitarse con la mezcla de fragancias en un té acompañado de un dulce típico y fumar en cachimba mientras suena música de guitarra es una experiencia sumamente recomendable, acompañados por un guía de Guruwalk se sentirán confiados a la hora de incursionar en el mundo del té a través de un free tour por la zona.

7. Momento de relax en un Hamman árabe

Es un baño árabe o también conocido como baño turco que consiste en un baño de vapor para la limpieza del cuerpo y de la mente en un ambiente de relajación. Consiste en baños de piscinas con diferentes temperaturas mientras tanto, se recomienda hidratar el cuerpo con agua o té.

Hamman en Granada

Para los árabes durante el reino, el cuidado del cuerpo y la higiene personal eran muy importantes mientras que los cristianos creían que el uso del agua era un derroche por este motivo, la gran mayoría de los edificios construidos durante el reinado árabe fueron destruidos en España quedando solo unos pocos que han sido restaurados para recuperar esta tradición.

Bañuelo

Existe un museo de entrada gratis que refleja la tradición, data del siglo XI y formaba parte de una Mezquita, eran unos baños públicos donde se reunía la población en diferentes horarios un turno para los hombres y otro para las mujeres al que se puede acceder a través de una casa cristiana que se construyó posteriormente.

Unos de los edificios más antiguos y completos en España que fue restaurado en el siglo XX para el acceso al público, permite apreciar la arquitectura original del Hamman declarado Bien de Interés Cultural en Granadaun lugar imprescindible para visitar.

Diferentes opciones de Hamman

El más destacado es el Hamman Al Ándalus que ha sido construido sobre las ruinas de un antiguo Hamman que data del siglo XVI, ubicado a los pies de la Alhambra evoca la historia en su interior junto a las experiencias en baños.

Por otra parte, está el Aljibe de San Miguel donde también pueden alojarse en su hotel y comer en su restaurante.

Otro hotel Macià Real de la Alhambra que ofrece los servicios de baños se asemeja al Palacio de Comares, aunque con aspecto más moderno.

Por último, Aquaterm Spa Urbano que cuenta con 18 circuitos de diferentes temáticas.

8. Callejea por el barrio Sacramonte y sus miradores

Es un barrio con una rica variedad étnica compuesta por judíos, castellanos, árabes y gitanos.

La zona se destaca por sus miradores y las viviendas en formas de cuevas donde se establecieron los gitanos en el siglo XV, quienes han conservado a través del tiempo su identidad y cultura alrededor del cante y el baile. Aquello que describió Federico García Lorca en alguno de sus libros.

Se puede llegar en microbús o reservar un free tour de Guruwalk, quienes te acompañarán en tu visita explicando los pormenores de la historia y la cultura.

¿Qué ver en el barrio Sacramonte?

Miradores del Barrio Sacramonte

Cuevas

Las cuevas surgieron para los marginados en el siglo XVI, la población musulmana y judía que fuera expulsada de la ciudad, a éstos se unen los gitanos de costumbres nómadas quienes comenzaron a construir en los cerros para vivir ya que estarían fuera del control administrativo y orden eclesiástico. Hay una leyenda que gira en torno al origen de las cuevas llamada el Barranco de los negros. Cuenta que cuando los musulmanes fueron expulsados de sus hogares, quienes disponían de riquezas y esclavos negros, enterraron sus pertenencias en el barranco para marchar a Almuñécar y volver por ellas cuando estuviesen asentados dejando a sus esclavos en libertad ya que llevarlos conllevaba gastar más dinero, éstos sin tener donde vivir fueron a excavar en el barranco para encontrar las riquezas de sus jefes sin encontrar nada, aunque poco a poco fueron construyendo las cuevas donde vivirían. Actualmente se puede visitar la zona.

Las cuevas-vivienda se agrupan en torno a los barrancos formando calles con diferentes estilos, fachadas e interiores blanqueadas con cal.

Las más conocidas con las Zambras, adornadas a la vez que espaciosas situadas en las proximidades del camino de Sacromonte de fácil acceso. Cuna del arte y lugar de inspiración, donde pueden encontrar espectáculos de flamenco y zambra gitana compuestos por música y danza. Hacia la zona alta están las cuevas de condición más humilde y más pequeñas. No son construcciones cómodas, aunque si aislantes de la temperatura exterior, por tanto, mantienen el calor en invierno y son frescas en verano.

Miradores del barrio Sacromonte

Hay variedad de miradores en este barrio tan bonito de Granada. Estos son algunos de los más representativos que deberías visitar en esta parte de la ciudad.

Mirador Museo Cuevas del Sacromonte

Inaugurado en el año 2002, el museo etnográfico y medioambiental del Sacromonte, ponen valor al legado patrimonial a través de actividades culturales y educativas. Recreando la vida en las cuevas y los oficios de sus habitantes en la antigüedad como, por ejemplo: cestería; telar; cerámica.

Se conservan 11 cuevas-vivienda en su estado original abiertas al público que ocupan 4.800 metros cuadrados de terrenos entorno al Valle del Río Darro declarado Bien de Interés Cultural desde 2016.

Mirador de San Miguel

Es el más elevado de los miradores de Granada, ante la Ermita de San Miguel Alto. Lugar al que los vecinos peregrinan en romería cada 29 de septiembre para sacar en procesión una imagen del Arcángel San Miguel.

A diferencia de otros que están situados en la ciudad, éste es peculiar porque está en la periferia y es menos urbano y más natural, por tanto, aporta más tranquilidad para contemplar las vistas donde los atardeceres son espectaculares, con tonos rojizos y amarillos desde allí se puede apreciar la Alhambra y una panorámica de Granada con sus colinas de fondo. Es aconsejable llevar calzado cómodo y una botella de agua ya que no hay nada por ahí para comprar.

Abadía del Sacromonte

Construida en el siglo XVII, donde aparecieron reliquias y testimonios sobre los primeros cristianos de Granada. En su interior alberga una importante biblioteca con numerosos manuscritos, actualmente cerrada.

Además de ser un monumento impresionante, dispone de grandes vistas, la Abadía es sede canónica de la hermandad de los gitanos y celebran misa todos los domingos. Junto a la Abadía se encuentran las catacumbas o santas cuevas donde se conservan distintas capillas.

9. Casa de Chapiz y Casa de Zafra

Se encuentra al final del Paseo de los Tristes, es una hermosa mansión que fuere residencia de 2 granadinos que cambiaron de religión cuando la ciudad fue conquistada pasando a ser cristianos para no ser desterrados. La visita se puede llevar a cabo durante el curso escolar ya que pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas como sede de la Escuela de Estudios Árabes de Granada.

La parte superior no es posible visitarla, posee un jardín con vistas a la Alhambra y el Albaicín, dos bonitos patios y una biblioteca de cultura islámica muy curiosa.

Casa de Zafra

Construida en el siglo XIV por una familia importante del reino nazarí, más tarde tras la conquista se construyó en las propiedades el Convento de Santa Catalina de Siena donde se conservó la Casa de Zafra intacta dentro de las dependencias del mismo. A partir de ahí ha sufrido varias restauraciones hasta la actualidad siendo la última entre el 2010 y el 2012, declarada en 1985 Bien de Interés Cultural. Hoy la casa acoge el Centro de Interpretación del Albaicín impulsado por el Plan de Turismo de Granada para convertirla en carta de presentación del barrio.

Es una típica casa islámica donde la entrada se realiza a través de un zaguán para que desde la calle no se pudiera ver el interior y así preservar la intimidad doméstica. Con un patio rectangular que posee una fuente de mármol en unos de sus extremos. Columnas de mármol en los pasillos que llevan a una sala principal con alfarje (techo de madera) islámico en decorados epigráficos. La planta alta se construyó posteriormente ampliando la residencia para la familia y estancias auxiliares. Decorada con zócalos pintados, barandillas de madera y pinturas.

Otros lugares que visitar

  • Puerta Nueva o de las Pesas: que se conoce como el Arco de las Pesas.
  • Torres de AlhacabaPuerta de Elvira, Puerta Monaita y Puerta de Fajalauza forman parte de la muralla zirí.
  • Más de 5 iglesias diferentes durante el recorrido, entre ellas, El Salvador y San Juan de los Reyes.
  • Casa de Castril: Museo Arqueológico de Granada, data de 1539 y está ubicado en la carrera del Darro.
  • Casa de Porras: De estilo mudéjar del siglo XVI, actual Centro Cultural Universitario de la Universidad de Granada.
  • Casa de Yanguas: mezcla de arquitectura nazarí y renacentista, ubicada en la calle San Buenaventura actualmente es un hotel.
  • El Bañuelo, antiguo edificio de baños Hamman, hoy museo y declarado Bien de Interés Cultural.

Infinidad de palacios, monumentos, ermitas y aljibes que se pueden encontrar paseando por el barrio, un lugar rico en historia, cultura y arquitectura que deja satisfecho a todos los viajeros que lo visitan.

10. El Realejo (barrio judío de Granada)

Un barrio con personalidad propia, calles estrechas y serpenteantes con una parte llana y otra parte escalonada. Ocupado por 16.000 habitantes aproximadamente en un entorno totalmente diferente a la ciudad de Granada. Al igual que el barrio de Sacromonte con su propia lengua y su propia cultura flamenca, aquí también se vive un modo de vida y una idiosincrasia muy diferente. Un guía de Guruwalk proporciona la opción de ver los mejores lugares que visitar mediante un free tour.

Free tour por el Realejo de Granada

Si ya has visitado los monumentos más renombrados de Granada, quizá es hora de acercarse a la otra cara de la ciudad, una zona mucho menos concurrida por turistas donde el día a día se mueve entre construcciones medievales que se camuflan con los edificios modernos.

El barrio del Realejo es el gran desconocido de esta urbe andaluza. Se lo conoce como el antiguo barrio judío o Garnata al Yahud, y fue habitado por los sefardíes hasta su destierro tras la rendición de Granada en 1492. Sin embargo, los vestigios conservados y descubiertos hasta ahora son mínimos, ya que durante varias etapas la población judeo-granadina fue perseguida y condenada a desaparecer.

Free tour por el Realejo de Granada

Y sobre esta base casi vacía se levanta un arrabal castizo en continuo movimiento, lleno de bares de tapas, tiendas, monumentos, y donde siempre habrá gente paseando, comprando, de visita o simplemente tomando algo en una de las terrazas de la zona. Pero exceptuando el período actual, este barrio siempre ha sido la cuna de la nobleza, tanto musulmana como cristiana.

Tan solo tenemos que acercarnos al Cuarto Real de Santo Domingo para entenderlo; se trata de un espacio construido para la realeza del siglo XII y que fue utilizado como tal hasta el año 1492. Una almunia o lugar de retiro y recreo donde los antiguos gobernantes disfrutaban de su tiempo libre; se trataba de un gran espacio junto a la muralla de la ciudad tras el que se alzaba la gran Vega de Granada.

Contaba con varios parterres sembrados de naranjos y limoneros y con un canal de agua central que recorría toda la extensión hasta desembocar en una fuente que se ubicaba a los pies de la línea de arcos situada en la fachada principal del palacio.

Estos arcos daban paso a una sala de recepciones o qubba, donde la decoración ha sido considerada antecesora de la encontrada en la Alhambra. Una sala descrita en las documentaciones como un espacio muy similar al que hoy en día encontramos, con las paredes completamente policromadas y repletas de elementos geométricos, inscripciones con temática religiosa y motivos vegetales.

el barrio judío de Granada

En la parte superior se encuentran las ventanas que iluminan la sala, permitiendo que la luz del día entre cruzando las celosías y reflejando diversas figuras en las paredes llenas de color en su origen. Un lugar que finalmente se donó a la orden cristiana de los Dominicos y que, tras la desamortización en el siglo XIX, comenzó a sufrir numerosas mermas que provocaron la pérdida de casi todo el conjunto tal y como fue en su momento, hasta que en 1990 el Ayuntamiento adquirió el edificio y lo adaptó para la visita de la qubba y también a diversas exposiciones temporales, entre otras muchas actividades.

Por suerte la gran superviviente fue esta qubba o sala de recepciones, que no ha sufrido cambios importantes durante ninguno de los períodos por los que ha pasado esta ciudad y, por tanto, es fiel testigo de charlas, intrigas, fiestas, celebraciones, liturgias y demás acontecimientos ocurridos aquí desde hace más de 800 años.

¿Qué ver y visitar en el Realejo?

Si quieres recorrer el Barrio del Realejo de manera más minuciosa, te recomendamos que te apuntes estos tres lugares imprescindibles para visitar.

  • Casa de los Tiros: Museo con la historia de Granada durante el siglo XIX.
  • Carmen de los Mártires: es una casa estilo Carmen con más de 7 hectáreas que incluye un palacete, jardines y huertos nazaríes con vistas a la Sierra Nevada.
  • Campo del Príncipe: Plaza construida sobre un antiguo cementerio musulmán donde se reúnen los granadinos cada viernes santo entorno al Cristo de los Favores en total silencio para pedir como tradición que data del siglo XVIII.

¿Cómo llegar a Granada?

Para llegar a la ciudad granadina tienen varias opciones, en coche por carretera, en avión arribando al aeropuerto de Granada llamado Federico García Lorca que se encuentra a 17 kilómetros del centro, dispone de un autobús especial a buen precio, así como también servicio de taxis. 

También se puede llegar desde algunas ciudades de España en Ave (tren de alta velocidad) es una buena opción para aquellos que quieren saltarse los controles aéreos o que temen volar y no quieren conducir. También lo pueden hacer en autocar desde cualquier punto de España. 

Una vez en la ciudad, es importante saber cómo moverse y que medios de transporte son más recomendables. Si se alojan en barrios céntricos se puede llegar a muchos lugares imprescindibles andando y así poder disfrutar mejor de los atractivos, por este motivo es recomendable el servicio Guruwalkfree tours. 

Pueden quedar en un punto de encuentro para recorrer la zona con un experto que irá explicando la historia de la ciudad a la vez que vean sus monumentos y puntos de interés, así mismo pueden entender porque están ahí y que significan ya que a menudo al ver el patrimonio sin la información adecuada carece de importancia.

Existe un tranvía o metro ligero que atraviesa toda la ciudad de norte a sur, algunas paradas son subterráneas mientras que el resto son exteriores. Además, hay microbuses para llegar a las zonas peatonales, así como también buses de línea con diferentes rutas conectadas. Es muy fácil moverse en Granada ya que dispone de varias opciones económicas y con poco tiempo de espera.

La capital granadina, se puede disfrutar durante todo el año ya que su clima es agradable. La temperatura media es de 30ºC en verano y 12ºC en invierno, siendo noviembre el mes más lluvioso. Los meses más recomendables para viajar son desde abril hasta octubre.

Mapa con los lugares imprescindibles que ver en Granada

En este mapa de la ciudad podrás ver dónde se ubican los lugares imprescindibles que ver en Granada. No te agobies si no te da tiempo a visitar todo ya que lo importante es que le dediques el tiempo necesario a cada punto de interés.

En conclusión, Granada merece ser visitada al menos una vez para vivir la experiencia irrepetible del contacto con su gente, las vistas de sus miradores, los paseos por sus calles, sus barrios étnicos y la historia mezclada con la arquitectura y cultura. Todo ello en un marco religioso con influencias en todos los aspectos, a lo que se suma su legado musulmán, judío, cristiano y gitano que comprenden un entramado de arte en cualquier rincón de la ciudad.

¿Qué ver en Granada, España?
Average rating:  
 1 reviews
by Tono Pérez-Nosa on ¿Qué ver en Granada, España?
Como Grana', no hay na'

Andalucía está llena de tesoros, y Granada es sin ninguna duda, uno de ellos. Muy completa la lista sobre los lugares imprescindibles que ver y visitar en la ciudad nazarí. Recomiendo hacer un free tour esencial para empezar si es la primera vez que vas!