Ávila es una de esas ciudades del interior de España que más viajeros y visitantes durante el año. Sacando de la ecuación a Madrid (qué ver), es uno de los destinos preferidos lejos de la costa que baña la Península Ibérica, aunque también encontremos ciudades más pequeñas con mucho encanta en el norte como Vigo o Santander.

Si comparas Ávila con Barcelona o Sevilla, es lógico que nos parezca que tiene menos atractivo turístico de estas otras pero, a su nivel, tiene mucho que ofrecer en cuestión de monumentos y edificios históricos. Sin duda, es un destino que merece la pena visitar con una hoja de ruta clara para no dejarte ningún lugar imprescindible.

Visitar Ávila con el mejor free tour

La mejor manera de ver y visitar Ávila: hacer un free tour

Los free tours son una forma muy original de visitar una ciudad como Ávila. Más allá de que se trate de un nuevo concepto de descubrir la cultura e historia de un lugar, la forma en la que se realiza suele dejar maravillado al viajero. Si quieres saber más sobre este concepto, puedes echar un vistazo a este artículo sobre qué es un free tour.

¿Has probado los free tours? Visita la ciudad de una manera diferente junto a un guía local oficial.

GuruWalk

Es un municipio español que pertenece a la comunidad autónoma de Castilla-León. Está situada junto al río Adaja, y es la capital de provincia más alta de España, ya que está situada a 1.131 m sobre el nivel del mar. Lo que permite que en invierno sufra frecuentes nevadas y deje estampas realmente bonitas.

1. La Muralla de Ávila

Es de estilo románico, y rodea el casco antiguo de la ciudad. Mantiene la separación antigua del espacio civilizado del resto salvaje. Es el monumento mejor conservado de España y también Patrimonio de la Humanidad. Tiene un perímetro de 2.516 m, cuenta con 2.500 almenas, 87 torreones y 7 puertas. Tiene una superficie de 33 hectáreas, y  forma de rectángulo orientado de este a oeste. Sus muros tienen tres metros de grueso y 12 m de altura.

En su construcción se aprovecharon materiales procedentes de la necrópolis romana, construcciones civiles y restos de murallas romanas y visigodas. Las piedras utilizadas son de granito, y también se utilizó en su construcción ladrillos, mortero y cal. La actual muralla data del siglo XII.

La muralla tiene nueve puertas, siendo la más representativa y solemne la del Alcázar, que tiene dos torreones unidos por un puente en su parte superior. Antiguamente contaba con un foso, hoy desaparecido. Fue restaurada en 1907 por Repullés, que le puso almenas. 

Top lugares imprescindibles que visitar en Ávila

Se inició su construcción por el rey Alfonso XVI de León en el siglo XI, siendo restaurada en 1596 por el rey Felipe II. En el siglo XIV también se realizaron reformas para aumentar la eficacia defensiva de los muros. A lo largo de la historia siempre ha sido objeto de reforma, hasta que en 1982 se la dejó libre de edificios adosados.

En el siglo XIX se proyectó derribar la muralla para facilitar la expansión de la ciudad, sin embargo en marzo de 1984 al declararse Ávila como Monumento Nacional, quedó protegida su muralla. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985.

FREE TOUREl mejor recorrido por Ávila en forma de free tour.

2. Catedral de Ávila

Esta catedral llamada también de Cristo Salvador, es un templo católico, donde se discute su autoría, pero la mayoría de los historiadores coinciden que lo fue en el siglo XII por el maestro Giral Fruchel. Se piensa que construyó la parte más antigua y cabecera de la misma, mientras que la nave central, capillas y remate de las torres se realizarían posteriormente hasta el siglo XVI.

La parte construida por Fruchel es de estilo románico, mientras que el resto es gótico. Del siglo XIII es el primer cuerpo de torres y naves, y del XIV el segundo cuerpo de torres, el claustro, la bóveda y los arbotantes. En definitiva se trata de primera catedral gótica de España.

¿Qué ver en la Catedral de Ávila?

Con el tiempo se fueron construyendo las diversas capillas como la de San Segundo y Las Veladas en el siglo XVI. El altar mayor lo comenzó a construir Berruguete en 1502. Destaca la cabecera que está fortificada, mientras que su interior es de finas columnas y arcos ojivales. Las tres naves son iguales, aunque la central es más alta, dando una sensación de espacios abiertos y claros.

Se trata de un templo de 85 m de largo, y 42 de ancho, y unos 28 m de altura en la nave central. Tiene diferentes estilos e influencias por el paso del tiempo, aunque su portada da la impresión de una verdadera fortaleza, que contrasta con el estilo gótico de su interior.

Dentro de la catedral reposan los restos mortales del que fuera presidente de la república en el exilio Claudio Sánchez Albornoz, y del ex presidente Adolfo Suárez y su mujer Amparo Illana.

3. Plaza del Mercado Chico

Es la plaza mayor de Ávila se encuentra en el centro de la ciudad, rodeada por la plaza de Zurraquin, el mercado de abastos y la iglesia de San Juan. Tiene forma rectangular y está portificada en tres de sus lados. Tiene su origen en la confluencia de varias calles en la edad media, y a su alrededor existieron diversos gremios.

La forma actual tiene su origen en el siglo XIX realizado por el arquitecto Juan Antonio Cuervo. Los lados de la plaza tienen tres alturas, el primero con arcos semicirculares sobre pilares y dos superiores sobre ladrillos.

Desde antiguo se la ha denominado como Mercado Chico, y tuvo una fuente y varios mesones a su alrededor. A partir de 1812 se la llamó plaza de la constitución. Finalizada la guerra civil se la llamó plaza de la Victoria, y en el 2001 volvió a llamarse como en la actualidad.

En dicha plaza está situado el Ayuntamiento y la iglesia de San Juan, y si visitáis la plaza el primer fin de semana de septiembre veréis que se rememora su espíritu medieval, donde los ciudadanos se atavían con ropas de la época, y la plaza se engalana y los tenderetes medievales le dan un aire especial.

Sin duda, uno de los lugares imprescindibles que ver y visitar en Ávila si vas a viajar a esta ciudad debido al ambiente que suele haber a diario.

4. Iglesia de San Pedro y Plaza de Santa Teresa de Jesús

Está situada fuera de las murallas de Ávila, frente a la puerta del Alcázar, en la plaza del mercado grande. Es un templo románico con planta de cruz latina, y tres naves con ábsides, siendo la central más alta que las otras, que se inició en el siglo XII. Tiene tres puertas románicas, pero sólo una de ellas, la del lado occidental tiene un rosetón cisterciense en el arco de su fachada. Está rodeada por zonas ajardinadas y enlosadas, junto a la plaza de Santa Teresa. 

En su interior cuenta con numerosas obras de arte como las tallas de Santa Catalina y San Pablo. El altar y el retablo de la capilla mayor también es de estilo renacentista. Fue declarada monumento nacional en mayo del 2014, y en la actualidad es un Bien de Interés cultural.

La mencionada iglesia se encuentra situada en la plaza de Santa Teresa, que tiene forma rectangular, con unos 100 m de largo por 50 m de anchura. Se crea en el año 1100 con el nombre de plaza del conde D. Ramón, siendo durante la edad media donde se celebran torneos, ejecuciones, recepciones y mercados.

En el siglo XVI se construyó junto a la puerta del Alcázar el edificio de la Alhondiga de pan (granero), que posteriormente se destinó a Ayuntamiento y prisión. Pues bien, sobre esta puerta hay un semicírculo con el blasón de los Reyes Católicos (el yugo y las flechas) y una inscripción de esa época. En la misma plaza existe un monumento a la Santa Teresa, de estilo neoclásico construido en 1882 por Carlos Palao, donde aparece la Santa encima de una columna.

5. Convento y Museo de Santa Teresa

La iglesia convento se construyó en el siglo XVII, concretamente en 1636 por el arquitecto de la Orden Alonso de San José sobre la supuesta casa donde nació la Santa. Todo ello, no sin dificultad y con numerosas restauraciones, pues el terreno sobre el que asienta es bastante húmedo, lo que deteriora las piedras de la edificación. Se encuentra en la calle Carmelitas Descalzos. El monumento ha sido restaurado un par de veces después, en 1888 y en 1982, y fue declarado Bien de Interés Cultural el 4 de enero de 1986. 

Su orientación no es la habitual, pues está situado hacia el norte y no al este, como sería lo habitual. Y respecto a la iglesia que está dentro es de estilo barroco, siguiendo los principios de la orden Carmelita. Se trata de una sola nave con capillas a ambos lados. Respecto a la fachada es bastante sobria con poca decoración, destacando la imagen de la Santa en mármol. En la capilla mayor hay un retablo del siglo XVII. Es un monumento Histórico Artístico Nacional.

El museo de la Santa se encuentra bajo la cripta de la iglesia, y ocupa el espacio de lo que antes fue su casa. Allí se muestra la vida y obra de este personaje tan importante para los cristianos. Se puede ver el jardín donde jugaba de pequeña, así como una recreación de la celda donde escribió la mayor parte de sus obras, con paredes de adobe y suelo de barro. Dormía sobre jergones de paja y la almohada era de madera. 

Hay numerosas obras escultóricas de la propia santa y de San José, entre otras. También hay una sala de reliquias perteneciente a la Santa y a San Juan de la Cruz.

FREE WALKING TOUR: ¡Los mejores free tours en Ávila!

6. Basílica de San Vicente, Ávila

Es un templo románico que data de los siglos XII a XIV (1120-1170) de gran importancia tras la catedral de Ávila. Está realizado en piedra caliza de color amarillo anaranjado, por el arquitecto francés Giral Fruchel, el mismo que inició la catedral. La plata es de cruz latina con tres naves rematadas con ábsides semicirculares. Las naves están cubiertas con bóvedas de crucerías. La cripta consta de tres capillas, en la central está la imagen de la Virgen de Soterraña. La portada es comparada con la del Pórtico de la Gloria por su similitud; la meridional presenta la escena de la Anunciación. El altar mayor es de madera dorada, con la figura de San Vicente en el centro y de sus hermanas a los lados.

Pero lo más importante de la Basílica es el cenofacio que es un monumento funerario conmemorativo a los mártires Vicente, Sabina y Cristeta, construido en piedra policromada, en magnifico estado de conservación. Se trata de una de las obras más importantes del románico en España. Los distintos relieves recogen  escenas de la historia de los Reyes Magos y del martirio de los propios Santos.

La basílica fue declarada Monumento Nacional en 1923, siendo uno de los lugares más visitados de Ávila por su legado cultural e histórico.

7. Real Monasterio de Santo Tomás

El Real Monasterio de Santo Tomás es un edificio de estilo gótico que se terminó de construir en 1493, con donativos de los propios Reyes Católicos y de su tesorero, quienes eligieron este convento como residencia de verano y enterramiento del heredero de la Corona, el príncipe D. Juan, en el sepulcro realizado años después (1510), realizado Doménico Fancelli.

Como nota curiosa este edificio fue empleado como tribunal de la inquisición. Aquí vivió sus últimos años Torquemada, y sirvió como casa de estudio y universidad. Se trata de un monasterio bastante grande pues cuenta con tres claustros diferentes.

Por su parte exterior tiene tres arcos para su entrada, y en el portal del convento existen unas diez estatuas que representan la anunciación, y sobre la puerta de la iglesia hay un gran rosetón, y encima de éste, el escudo de los Reyes Católicos.

En su interior existen diversas capillas, y el retablo mayor es obra de Berruguete, una de las más importantes de la iglesia (1494) junto al monumento funerario del infante D. Juan. El retablo es de estilo gótico y está realizado en tres partes que contienen la  vida de Santo Tomás de Aquino. Sorprende el coro de la iglesia, que está realizado en madera de nogal, de estilo gótico. Tiene forma de U, y las sillerías más cercanas al altar fueron ocupadas por los Reyes Católicos.

De entre los tres claustros, destaca el de los Reyes Católicos, que es bastante grande, y en realidad era la residencia de verano de los mismos. Está formado por 40 arcos en su parte inferior y 56 en la superior.

8. Palacios en Ávila

Ávila destaca, entre otras cosas, por la cantidad de palacios que puedes encontrarte repartidos por toda la ciudad. Una muestra más del gran legado cultural y monumental que nos ofrece esta ciudad, que justifica con creces el viaje de los viajeros que se desplazan hasta aquí. Los más destacados son los siguientes:

El Palacio de los Verdugo

El Palacio de los Verdugo se construyó en 1531 en la calle López Nuñez con una fachada muy sobria de piedra que corresponde con el plateresco, sin ventanas a baja altura. Se caracteriza por su robustez y lo austero de su construcción. Fue construido en sillería de granito, con una larga fachada flanqueada por dos torres que apenas sobresalen, lo que indica su carácter defensivo. 

La portada está adintelada con escudos nobiliarios. Sobre ella está la ventana principal con decoración de grutescos. El patio central está inacabado, con arcadas de decoración floral y escudos de diferentes linajes, y escalera con artesonado. A la izquierda de la fachada hay un verraco de piedra, parecido a los denominados toros de Guisando. Primeramente fue una casa particular, después se cedió para convento para la compañía de Jeús hasta 1618, hasta que fue sacado a subasta y se lo adjudicó Francisco Guillamas.

Posteriormente, continuó en manos de sus descendientes hasta 1990. Fue declarado monumento histórico artístico el 9 de marzo de 1979. Hoy día es archivo municipal y la sede de la Concejalía de Patrimonio y Turismo.

Palacio Nuñez de Vela

Es un palacio renacentista declarado Bien de Interés Cultural, en 1923 sirvió como Audiencia Provincial de Ávila. Se encuentra en la plaza de la Santa y es del siglo XVI. Perteneció a Blasco Nuñez de Vela, primer Virrey del Perú, que lo mandó construir en 1581. Su fachada se ejecutó en silería de granito y se accede por un arco de medio punto, enmarcado por finas y lisas columnas rematadas con los blasones de la familia.

El patio porticado central es adintelado con doble galería a base de columnas dóricas con capiteles de zapatas. La galería superior tiene una elegante balaustrada.  Ha sido cuartel, academia militar, fábrica de tejidos y Audiencia Provincial desde el año 1941 hasta la actualidad.

Palacio de los Davila

Se trata de un palacio medieval fortificado que data del siglo XIII realizado con la misma piedra que la muralla. La portada es de estilo gótico ojival. Es un palacio de los nobles adosado a la muralla. Tiene puertas abocinadas y batacanes (balcones de piedra desde donde se echaba agua y aceite hirviendo a los enemigos).

En el siglo XVI vivió aquí D. Pedro de Ávila. Como por aquel entonces las puertas de la ciudad se cerraban de noche y nadie podía salir, este señor  abrió sin autorización unas puertas adosadas a la muralla. Los Reyes Católicos se enteraron y ordenaron que se cerraran. Pasaron los años y su nieto en 1542 abrió otra ventana para salir. En ella hay hoy día una inscripción que dice: “Donde se cierra una puerta otra se abre”.

Palacio de los Velada

Es un palacio del siglo XVI situado en la plaza de la catedral del que destaca un esbelto torreón, que cuenta con escudos esquinados. Está realizado en mampostería de granito. En el ángulo sureste cuenta con un esbelto torreón decorado con escudos sostenidos por cabezas de leones. La portada está esquinada al este y cuenta con un arco de medio punto, y sobre ella una ventana de arco.

Las rejas que protegen las ventanas tienen cierto valor histórico. En su interior hay un patio central porticado con tres alturas. En la actualidad es una instalación hotelera. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1992.

Torreón de los Guzmanes

Es una edificación renacentista del siglo XVI que fue mandada construir en 1513 por el linaje de los Mújica. Tiene una torre cuadrada de carácter defensivo con matacanes, realizada en granito y sillería, que denota su carácter defensivo. El patio central de doble galería con columnas dóricas y arcos, todo ello decorado con blasones nobiliarios.

Los arcos están sustentados por 12 columnas del orden toscano dórico. Fue declarada Bien de Interés Cultural  el 9 de febrero de 1983, y es la sede actual de la Diputación Provincial de Ávila. Se encuentra en la plaza Corral de las Campanas junto al monumento de San Juan de la Cruz.

Palacio de Superunda

Se encuentra dentro del recinto amurallado y fue construido en el siglo XVI, concretamente en 1580 por el regidor Pedro Ochoa. Es de estilo italiano con planta cuadrada, cuenta con semisótano, dos plantas y dos torreones en los extremos de la fachada principal. La portada se ubica debajo de unos de los torreones, y existen varios balcones en la parte superior. 

Tiene dos pequeñas ventanas enrejadas bajo los balcones y otras dos en los torreones. En el interior existe un patio central con columnas dóricas por el que se accede a varias dependencias. En el siglo XX fue adquirido por el pintor italiano Guido Caprotti. El 23 de diciembre de 1992 fue declarado Bien de Interés Cultural. Actualmente recoge la obra de dicho pintor así como dos retratos de Sorrolla.

Mirador de los Cuatro Postes

Dominando la ciudad desde la parte oeste, en el margen del río Adaja, existe este monumento religioso que está formado por cuatro columnas dóricas de cinco metros de altura que sostienen un capitel cuadrado que contiene escudos de armas de la ciudad. En el centro del mirador existe una cruz de granito. Este monumento data de 1566, y se construyó como sitio de descanso para los que participan en la romería de San Leonardo, que se realizaba anualmente.

Constituye un mirador único sobre la ciudad amurallada cuando  viene el ocaso del día, y la muralla deviene iluminada artificialmente. Es un lugar perfecto para poder ir a hacer fotos de conjunto de la ciudad de Ávila tanto de día al atardecer o de noche.

10. Museos para visitar

Así como hemos dicho sobre los palacios, lo hacemos extensivo a los museos. Ávila es una ciudad que ofrece una gran variedad cultural distribuida en varios museos que merece la pena visitar y dedicarles tiempo.

Museo de Ávila

Está situado en la casa de los Deanes, y data del año 1911, es un museo arqueológico, de bellas artes y etnográfico. Desde 1968 es museo provincial, con presupuesto propio y vinculado al Ministerio de Cultura. Se inauguró en 1971, y en 1986 fue remodelado como tal museo, pasando un año después a pertenecer a la Junta de Castilla y León. 

En 1962 fue declarado bien de interés cultural. Lo más destacable en concepto de arqueología es que contiene cuatro verracos de piedra. También destaca su colección de pintura flamenca, mobiliarios, vestidos, armas y utensilios populares del campo y otros. Se encuentra en la plaza Nalvillos, 3.

Museo Palacio Caprotti

Como ya se ha dicho antes, está situado en el palacio de Superunda que fue adquirido por el pintor italiano Guido Caprotti, quien se estableció en la ciudad en 1916, y compró el palacio en 1956. Caprotti nació en Monza  en 1887, estudió en la escuela de bellas artes de Milán. Viajó por varios países de Europa, estuvo viviendo en París donde conoció a Modigliani y al escultor Rodin. 

Durante su viaje por España debió quedarse en Ávila por una nevada. Le encantó la ciudad y se quedó a vivir aquí. Se dedicó a pintar la gente de Ávila y sus costumbres, hizo exposiciones en Madrid. Viajó a Mexico y murió en un pueblo del País Vasco. Está enterrado en Ávila con su paleta de pintor y un saquito de tierra de Monza. Tiene una calle en Ávila con su nombre. 

Una de sus obras más importantes era el retrato del “sereno”, que lo hizo al aire libre. También es famoso el retrato que hizo a Unamuno. Realizó otros muchos retratos a mujeres desnudas, destacando el de Aixa. Actualmente su palacio recoge la obra de dicho pintor así como dos retratos bastante grandes de Sorrolla.

Museo Palacio Polentinos

El Museo Palacio Polentinos se construyó a comienzos del siglo XVI en plena época renacentista, destacando su portada por su riqueza decorativa. Está enclavado en el interior de la zona amurallada, y fue edificado por una importante familia castellana, Los Contreras a quien perteneció hasta el siglo XVIII. También fue propiedad de los Condes Polentinos hasta el siglo XIX, fecha en que fue adquirido por el Ayuntamiento. En la actualidad es un museo y archivo del ejército de tierra desde 1993.

El interior tiene un patio de forma cuadrada con dos alturas y rodeado de columnas y dinteles bellamente decorados de escudos y vegetales. Destaca la sala de homenajes que tiene un artesonado con casetones y vigas de madera apoyadas sobre ménsulas labradas.

Mapa con los lugares imprescindibles que ver en Ávila

De Ávila no cabe duda que hay que destacar su monumentalidad, su casco antiguo, sus palacios, y sobre toso su recinto amurallado. Único en España, por lo bien que está conservado. Es el clásico sitio medieval que uno disfrutaría visitándolo despacio, contemplando cada piedra, cada edificio, cada esquina, cada plaza y calle. Y mejor verlo desde lejos al anochecer, cuando los rayos del sol se posan en sus murallas, o ya de noche cuando éstas se iluminan artificialmente  y le dan un aspecto grandioso, que nos traslada a la edad media, a una época de reconquistas de batallas contra los árabes.

Sería como un retroceso en el tiempo y el espacio. Una ilusión que puede ser hecha realidad si la contemplamos desde el mirador de los cuatro postes. Una vista fantástica y extraordinaria e irrepetible, que quedará en nuestro recuerdo para siempre. De lo visto de la ciudad, yo me quedaría con la catedral, la iglesia románica de San Pedro, y sobretodo, con el convento de Santa Teresa. Imprescindible para conocer mejor como vivió esta Santa, como sufrió en su deambular por este mundo, y se martirizó inventándose una serie de reglas muy duras  para su comunidad religiosa. Una vida sencilla y espartana que experimentó en su propia piel. Y reflexionar sobre la contribución que hizo con su legado a la historia y la religión.

FREE WALKING TOUR: ¡Los mejores free tours en Ávila!

Te animamos a que le eches un vistazo a todos los destinos con free tours, que cada día son más y se extienden por todo el mundo, en grandes y pequeñas localidades.

Contexto histórico de Ávila

Su origen prehistórico es Vetón, unos celtas que habitaron por esta zona, donde dejaron algunos vestigios y monumentos como los famosos verracos de piedra.

Algunos historiadores opinan que la ciudad actual tuvo su origen en la antigua Abila romana, que ocupaba el actual casco antiguo rodeado por las murallas. Como vestigios actuales romanos destacan el puente romano, la calzada y algunos mosaicos que han sobrevivido hasta ahora. En esta época antigua su economía se basó fundamentalmente en la ganadería trashumante debido a las rutas que cruzaban la sierra de Gredos.

Posteriormente, en la edad media, empiezan a llegar los asentamientos Visigodos, que tras ocupar primeramente la Galia, se extendieron por la península y llegaron a convertirse en el reino visigodo de Toledo en el siglo VI d.c., hasta que llegó la invasión musulmana.

Los restos visigodos en Ávila resultan especialmente en asuntos religiosos como ser la sede del obispado en el año 610, con predominio sobre las demás iglesias de la provincia. Y también por la construcción del templo Santa María la Antigua, ya que las crónicas dicen que fue fundado antes del año 687, y que era mixto, de monjes y monjas.

Durante la invasión musulmana la ciudad fue desmantelada por Tarik, convirtiéndola en un enclave defensivo, hasta que en el año 1092 una vez conquistada Toledo y celebradas las nupcias entre Raimundo de Borgoña y Urraca, se iniciaron los trabajos de reconstrucción de la ciudad, sus murallas y el templo del Salvador.

Durante el reinado de los Reyes Católicos y reyes posteriores, ya en el siglo XVI la ciudad volvió a renacer gracias a las idas y venidas de la corte. En esa época la ciudad tuvo personajes históricos muy conocidos como  Santa Teresa de la Cruz o San Juan de la Cruz. En el siglo XVII la ciudad empezó a decaer por las dificultades que atravesaba el imperio español. En 1599 la peste diezmó al 12 % de la población, y con la expulsión de los moriscos ordenada por Felipe III en 1609 afectó al 14 % de los habitantes. También influyó la decadencia de la industria textil y el gran número de mendigos que se establecieron en la ciudad debido a los centros de beneficencia existentes.

En 1809 la ciudad fue saqueada por los franceses, que desvalijaron varias iglesias y domicilios particulares. En 1936, Ávila formó parte de las tropas sublevadas, donde existió un campo de concentración franquista y la base de la legión Condor. Después de la guerra civil hubo un cierto desarrollo económico con la instalación de la fábrica de furgonetas Fadisa, pero su aportación a la economía española siempre ha sido bastante pobre. Sólo destacar a políticos famosos que surgieron aquí con Adolfo Suárez, Larra o Aznar, como procuradores a las Cortes. Actualmente tiene una población de unos 59.000 habitantes.

En cuanto a su urbanismo, la ciudad se puede dividir en varios estadios. De la época romana queda la parte antigua, con su trazado de calles de contorno rectangular que llegan al foro, como la plaza del mercado chico. También los puentes sobre el río Adaja y sobre el río chico. Asimismo, es de origen romano una ermita sobre la se construyó la basílica de San Vicente. Las murallas de la ciudad datan de la época medieval, entre los años 1090 y 1099, que coincide con la fecha de la reconquista de la ciudad, levantada sobre antiguos muros romanos, visigodos y musulmán. A finales de la edad media la muralla tenía un foso con puentes levadizos, que desapareció posteriormente a principios del siglo XVI.

En el siglo XVI,  el casco antiguo estaba divido en dos zonas, la norte con la catedral y el mercado chico, donde se encontraban los palacios de los hidalgos y clérigos. Mientras que en la zona sur se encontraban las viviendas de los judíos y musulmanes. Los moriscos estaban a las afueras de las murallas.

Entre 1550 y 1650 (siglo de oro), la ciudad prosperó urbanísticamente, renovándola con la construcción de nuevos conventos y palacios, durante la época renacentista se construyó el antiguo ayuntamiento en 1591, la Alhóndiga (1593), las Carnicerías (1590) y el Matadero (1563).

En el siglo XVIII se construyó el parque del Rastro, un paseo arbolado junto a la muralla, y también la fábrica de algodón. En el XIX se pretendió derribar la muralla de la ciudad sobre la base que dificultaba su expansión, lo que no se logró gracias a que fue declarada Monumento Nacional en 1884. Durante el siglo XIX la ciudad empezó a expandirse hacia el este, con la creación del ferrocarril, creándose un ensanche donde se establecieron   los jardines del Recreo y San Antonio.

En el siglo XX se crean nuevos parques con la expansión de la ciudad como el de San Roque y San Vicente, así como nuevas zonas verdes al sur, junto a la ribera del río Adaja.

La ciudad cuenta hoy día con dos polígonos industriales, y fábricas de vehículos como la Nissan. Aunque el sector terciario es el motor de su economía, con actividades ligadas al sector turístico, especialmente rural. Y es referente en la comunidad de Castilla-León por su gran valor cultural, histórico y paisajístico.