Uno de los lugares imprescindibles de visitar en España es Zaragoza, una de las 5 ciudades más pobladas del país al superar los 700.000 habitantes. El monumento más característico de la ciudad es la majestuosa basílica, la cual se refleja en las aguas del río Ebro y en su interior oculta la venerada imagen de la Virgen. La ciudad no solo es un importante centro espiritual en el que se produjo la primera manifestación de la Virgen María ante una persona, también es una ciudad con una atracción histórica y cultural.

La urbe no solo se ve eclipsada por la basílica ya mencionada, a su vez se caracteriza por un legado arquitectónico con mucha historia desde hace más de dos milenios. Uno de los sitios que no puedes dejar de ver es el casco antiguo con sus respectivas calles de piedra por las que algún día pasearon los árabes, los romanos, los judíos y los cristianos.

Mejores free tours en Zaragoza para visitar la ciudad

La mejor forma de ver y visitar Zaragoza: hacer un free tour

Descubre esta ciudad junto a un guía local en uno de los free tours en Zaragoza del estilo que más te guste. Los hay que recorren el centro histórico y otros que se centran en una zona concreta. Si no sabes qué es un free tour, la mejor forma de entenderlo es vivir la experiencia por ti mismo

¿Has probado los free tours? Visita la ciudad de una manera diferente junto a un guía local oficial.

GuruWalk

Zaragoza se sitúa en la orilla del río Ebro y del Canal Imperial de Aragón, en el medio de un valle muy grande. Su situación geográfica es muy privilegiada al tener ciudades como Madrid, Valencia, Barcelona, Bilbao o Tarragona a tan solo 300 kilómetros de distancia.

Hoy en día mantiene en vigor títulos como Muy Noble, Muy Heroica y Muy Leal a causa de la resistencia que ejercieron los habitantes de la ciudad frente al ejército de Napoleón durante la Guerra de la Independencia. Esto se ve reflejado en el escudo a través de las iniciales de cada uno de ellos. 

FREE WALKING TOURS: ¡Los mejores Free Tours en ZARAGOZA!

1. La basílica de Nuestra Señora del Pilar

La basílica de Nuestra Señora del Pilar es uno de los templos barrocos de culto mariano de la Cristiandad más importantes de España, además de un centro de peregrinación. Su construcción comenzó a finales del siglo XVI y terminó en el siglo XX de la mano de Felipe Sánchez y, posteriormente, fue modificado por Ventura Rodríguez y Francisco Herrera el Mozo. Su visita es imprescindible al pisar la ciudad y tiene unas dimensiones abismales y unas proporciones simétricas que hacen que sea una de las basílicas más impresionantes.

Una de las apariciones de la Virgen María se centra en el apóstol Santiago en su paso por Zaragoza. Le entregó una columna para que levantase sobre ella una capilla en la que se pudiera rezar.

El interior

Entrar en el interior de la basílica es una de las actividades que todo turista debe hacer. Consta de tres naves con unos muros en los que se pueden encontrar ángeles tenentes, palmas, hornacinas y guirnaldas.

Santa Capilla: Un pequeño templo en el que está representada la escena de la Venida de la Virgen ante el apóstol, quien se encontraba en ese momento convirtiendo a los primeros cristianos en el río Ebro. 

Retablo del Altar Mayor: Damián Forment entre 1509 y 1518 fue quien se dedicó a realizar este retablo en alabastro policromado con guardapolvo de madera. El estilo es gótico, aunque algunas de las escenas que se muestran tienen algunos toques renacentistas. 

Humilladero: En la fachada posterior a la capilla se halla el humilladero, una cavidad en el muro por la que pasa la Santa Columna con el fin de que los fieles la adoren. 

Coro: Es uno de los mayores tesoros artísticos en el que se representa la vida de Cristo y de la Virgen, además de varios pasajes que hacen alusión a la mitología clásica. 

Fresco de Refina Martyrum: Las pinturas al fresco que pintó Francisco de Goya en la cúpula Refina Martyrum recobraron su magia no hace muchos años gracias a la restauración a la que se han sometido. Representa a la Virgen como la Reina de los Mártires, quien tiene a su alrededor varios santos que padecieron martirio.

Cabe destacar que en el interior de la basílica están enterrados muchos de los arzobispos de la época moderna y José Rebolledo de Palafox y Melci, I duque de Zaragoza. Por último, debes saber que uno de los atractivos más destacados es subir a una de las cuatro torres para disfrutar de las vistas de la ciudad.

FREE TOURS: Zaragoza Free Walking Tour.

2. Plaza de Nuestra Señora del Pilar

Viajar a Zaragoza y no pasear por la plaza de Nuestra Señora del Pilar es inconcebible. Se sitúa en el centro histórico de la ciudad y es el lugar más propicio para la vida social, cultural y turística. Se caracteriza por ser una de las plazas peatonales más largas de todo el país y, a su alrededor, hay gran cantidad de cafeterías para tomar algo y edificios históricos muy significativos. 

Su actual dimensión corresponde al proyecto que propuso el arquitecto español Regino Borobio Ojeda una vez que la devastadora Guerra Civil dejó a esta ciudad muy perjudicada. Logró un espacio rectangular con unas dimensiones impresionantes, que van desde la iglesia de San Juan de los Panetes hasta La Seo. 

Alrededor de esta plaza tan famosa hay varios edificios en los que debes detenerte a admirar su belleza.

Lonja de Zaragoza

La Lonja es el primer edificio renacentista que se construyó en Zaragoza, fue el Concejo de la ciudad quien lo ideó y Juan Sariñena quien lo diseñó en el siglo XVI. Se construyó para realizar actividades económicas y, hoy en día, se utiliza como sala de exposiciones.

El edificio tiene alguna influencia de los palacios florentinos del periodo italiano Quattrocento y de la arquitectura mudéjar de Aragón. Mirar con detalle la decoración de la fachada es fundamental, ya que resaltan los retratos de yeso policromados de los personajes más característicos de aquella época. El edificio es rectangular y tiene tres alturas, aunque en el interior no se refleja al tener una sola planta. 

Ayuntamiento de Zaragoza

El ayuntamiento o casa consistorial se comenzó a construir alrededor de 1945 y su inauguración se dio 20 años después. Lo que más llama la atención es el estilo renacentista, las escaleras principales, el tejado mudéjar y los salones.

Monumento a Goya

Uno de los pintores más importantes de todas las épocas fue Francisco de Goya y, al nacer en estas tierras, no podía faltar un monumento suyo en esta plaza. Fue Federico Máres quién lo dirigió y se trata de una figura del pintor en un alto con las piernas dobladas y un pincel en la mano junto a dos mujeres vestidas como majas del siglo XVIII.

Fuente de la Hispanidad

La Fuente de la Hispanidad está en la zona norte de la plaza y se levantó en honor a la Hispanidad, por eso está dibujado en el centro el mapa de Sudamérica y en la parte superior la Península de Yucatán y América del Centro. 

3. La Seo (Catedral del Salvador de Zaragoza) 

¿Estás pensando qué hacer en Zaragoza? La respuesta es muy clara, ver la primera catedral cristiana, la cual se construyó bajo la advocación de San Salvador. Este bello lugar lo ocupaban antes el foro romano, la mezquita musulmana Saraqusta y la iglesia visigoda. Como las obras duraron mucho tiempo, La Seo tiene distintos estilos, destacando el románico, el gótico, el mudéjar, el barroco y el renacentista. 

El exterior

El exterior está compuesto por un cimborrio mudéjar aragonés con dos cuerpos con forma de octágonos y rematados con una espadaña. A su lado está la torre campanario con un estilo barroco romano, sustituyendo así a la antigua torre mudéjar. Otro de los elementos que sobresalen en el exterior es el muro de la Parroquieta con una base de cerámica vidriada con decoración geométrica de ladrillo. Además, dependiendo la hora de visita, la luz crea distintos brillos y sombras. 

El interior

En el interior de la catedral, al igual que en el exterior, llama la atención el cimborrio, un elemento arquitectónico de estilo gótico mudéjar con tintes renacentistas. El retablo mayor también tiene su relevancia al considerarse una joya del estilo gótico europeo, que fue cincelado sobre el mármol alrededor de 1450. Por último, se halla el coro, el órgano y el trascoro, tres elementos de vital importancia que se encuentran en frente del retablo. Hoy en día, el órgano tiene una mezcla de elementos góticos y modernos, ya que conservan algunos de la época de la historia moderna y otros que se le han añadido recientemente.

Alrededores

En los alrededores de La Seo puedes ver el Museo de Tapices, un edificio en el que se conserva una colección de 62 tapices, que abarca el periodo entre los siglos XV y XVIII. La historia se remonta al siglo XVI, cuando algunos arzobispos de Zaragoza decidieron imitar a la Casa Real y adornar sus viviendas e iglesias con tapices de calidad que, posteriormente, se trasladaron al museo. 

También se encuentra la casa del Deán y el arco, una construcción medieval gótica que la realizaron para comunicar la catedral con la casa del Deán del Cabildo de la Catedral. 

4. Palacio de la Aljafería 

El palacio de la Aljafería es uno de los monumentos más emblemáticos de Aragón por su valor artístico, además de ser uno de los sitios clave en la historia de la ciudad. Es un gran ejemplo de arquitectura islámica junto a la Alhambra de Granada y la Mezquita de Córdoba y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  

Este hermoso palacio comenzó su construcción en el siglo XI al mando de Al-Muqtadir, rey de la taifa de Saraqusta entre 1046 y 108, pero en el momento que Alfonso I de Aragón conquistó la ciudad, este lugar pasó a ser la residencia de los reyes. A medida que avanzó el tiempo, las reformas no tardaron en llegar, destacando la Torre del Trovador, un elemento defensivo muy antiguo como homenaje a la conquista.

Si haces la visita a este monumento, vas a ver de forma clara que está estructurada en varias áreas.

El área de estilo musulmán

Al entrar en el área musulmán, lo primero que se ve es el patio de Santa Isabel y el patio taifal, lugar en el que aún se conserva el trono, los aposentos y el mihrab, una pequeña habitación que indica hacia qué lugar se debe mirar al rezar.

La planta baja de estilo mudéjar

La planta baja de estilo mudéjar tiene como elementos destacados el aljibe, que es un recurso arquitectónico para recoger y conservar el agua potable, además de la techumbre de madera con escudos de armas. También en esta zona se encuentra una exposición dedicada al momento en el que se restauró el palacio. 

Torre del Trovador

En la torre del Trovador se hace un recorrido en profundidad para mostrar las dependencias que se emplearon como cárcel durante el siglo XV. 

La planta alta de estilo mudéjar

En la planta alta de la Aljafería hay algunas estancias de la etapa cristiana, por ejemplo, las salas de espera, la sala principal y la sala del trono de los Reyes Católicos con unos ventanales que dan al patio musulmán.

Para finalizar el recorrido, tienes que bajar por la escalera noble, que es la que comunica la zona cristiana con la musulmana. Hay que mencionar que las escaleras están hechas para facilitar los pasos solemnes que daban los reyes. 

5. Parque Grande José Antonio Labordeta

El parque Grande José Antonio Labordeta es un espacio que se inauguró en 1929 y, durante 80 años, se conoció como el parque de Primo de Rivera, pero en el momento que murió el cantautor, escritor y político Antonio Labordeta, se bautizó con el nombre actual.

Este sitio es el pulmón de la capital de Aragón y, para adentrarse por la entrada principal, qué mejor que cruzar el puente de los Cantautores, denominado anteriormente el puente Trece de Septiembre. La avenida San Sebastián es la más conocida por sus vistosas fuentes y sus verdosos jardines, que están inspirados en los del palacio de Versalles (París).

Está lleno de pinares boscosos, chopos, cipreses de Portugal, plátanos de sombra, fresnos de hoja estrecha y palmeras, además de multitud de rincones con esculturas haciendo homenaje a distintas épocas e ilustres. Una de ellas es la estatua de mármol del rey Alfonso I sobre un pedestal a modo de torreón medieval, el cual se inauguró en 1925 para conmemorar el octavo centenario de la reconquista de Zaragoza. También es interesante visitar la fuente de la Princesa, conocida como Neptuno, un elemento importante al ser primera fuente de agua potable que se instaló en la ciudad. 

Otro de los tesoros que alberga es el Rincón de Goya, un centro cultural y educativo con sala de exposiciones y biblioteca, que en su momento se construyó para conmemorar el centenario del pintor. También está la Casa de Albarracín, una construcción de 1995 que actualmente alberga el Museo de Cerámica con tres plantas más el semisótano. No hay que olvidar el Quiosco de Música diseñado por los hermanos Martínez Ubago con un estilo refinado del modernismo. 

Una de las joyas que conserva este parque es el Jardín Botánico, conocido por ser un espacio en el que albergan infinidad de especies vegetales, forestales, coníferas y arbustivas pertenecientes a distintos sitios del planeta Tierra. Para el amante de la naturaleza, este lugar es el indicado, ya que hay un estanque de patos con un curioso clepsidra en el medio, un reloj de agua y una estación fenológica. En el mismo parque hay Viveros Municipales para que te informes acerca del proceso de producción de plantas, preparación de semilleros y mezclas de tierras.

6. El casco antiguo 

¿Qué ver en Zaragoza? Pues uno de sus atractivos más destacados es el casco antiguo, que destaca por ser el segundo más extenso de todo el país y por estar delimitado por las murallas de la antigua ciudad romana. Un distrito formado por distintos barrios y pasear por algunos de ellos no tiene desperdicio.

Barrio San Pablo

El barrio San Pablo o más conocido como El Gancho, fue el primer barrio que se construyó al otro lado de la muralla romana. En él se encuentran distintos edificios históricos: Salón Oasis, Casa Armas, Casa de Predicadores Antiguo Hotel San Blas y Posada de las Almas, entre otros. También es interesante pasear por las calles entramadas que aún conservan el estilo medieval. Una de sus particularidades es que los primeros domingos de cada mes se celebra un mercadillo vintage, ideal para ver un ambiente diferente. 

Barrio de La Magdalena

El barrio de La Magdalena, también conocido como El Gallo, se caracteriza por tener calles con un aire moderno y alternativo al haber muchos jóvenes emprendedores con tiendas de decoración que son totalmente distintas a las del resto de la ciudad. 

Al pasear por este barrio, la visita a la iglesia de Santa María Magdalena es imprescindible, una construcción del siglo XIV de estilo mudéjar con una torre que se ve desde la plaza Mayor. Otro ejemplo de estilo mudéjar es el claustro del monasterio de la Resurrección del Santo Sepulcro, un lugar en el puedes entrar los lunes por la mañana con cita previa.

El Tubo 

El Tubo Zaragoza es una zona de las zonas obligatorias de visitar por sus estrechos callejones llenos de restaurantes con una gastronomía exquisita. Una zona famosa de tapeo con varios locales que abren todos los días de la semana, aunque al atardecer se va animando la cosa. Algunas de las tapas más destacadas son las migas y los champiñones, sin olvidar las tapas más elaboradas de la alta cocina. 

También cabe destacar que sus calles esconden vestigios antiguos de la ciudad como algunos restos de muralla, patios renacentistas y góticos, elementos mudéjares y barrocos y el primer cabaret que se abrí sus puertas en España.

El mayor foco de actividad en el casco antiguo se encuentra en el Mercado Central, un imponente edificio de hierro y cristal con un diseño funcional. Una obra de Félix Navarro, quien se inspiró en el centro comercial parisino Les Halles. La idea era hacer una planta rectangular con tres naves y un semisótano para poder almacenar los alimentos y, que al mirar desde el exterior, ofreciese una imagen de zócalo. Así lo quería y así lo hicieron.

Detenerte a observar la fachada puede ser interesante al descubrir elementos neoclásicos, por ejemplo, esculturas haciendo referencia a la caza, la pesca y la agricultura, galerías de arcos y pináculos con remate de fruteros.

7. Parque de agua Luis Buñuel 

Para despejarte un del ajetreo de la ciudad, uno de los planes más diferentes es ir al Parque de Agua Luis Buñuel, situado en la llanura del meandro de Ranillas. Este sitio tiene alrededor de 120 hectáreas y se construyó especialmente para la Expo de 2008. En las inmediaciones del parque hay una gran noria de siria de Hama, una instalación que llama mucho la atención por ser de madera y tener 16 metros de diámetro. 

Uno de los atractivos es el Canal de Aguas Bravas, ideal para practicar deportes acuáticos como kayak o rafting. En el caso de optar por otro deporte, en este parque se puede jugar al golf al tener un campo de ocho hectáreas con 9 hoyos pares 3. También hay un centro termal con piscina exterior e interior para hacer natación o relajarse, sin olvidar que cuenta con gimnasio y sala de yoga y pilates. 

Si eres amante de las zonas verdes, cabe destacar el Soto de Ribera, ya que mantiene diferentes plantas autóctonas de la ribera del río Ebro. Una área con álamos blancos, saúcos, cañas, juncos comunes, chopos negros, espadas, fresnos comunes, olmos y rosales silvestres. Cerca de esta zona se encuentra el Parque Multiaventura con una superficie de 7000 metros cuadrados, lo que permite disfrutar de diferentes circuitos para niños y mayores. En los circuitos hay puentes tibetanos, torres de madera, puentes colgantes, paso del mono, redes de abordaje, tirolinas grandes y rocódromos, entre otros. Otra manera de pasarlo bien es yendo al centro de hípica Parque del Agua, un lugar en el que dar paseos a caballo o poni, o incluso, aprender gracias a las clases de hipoterapia y de equitación.

En un parque de estas dimensiones no puede faltar un Jardín Botánico, así que alberga uno que está estructurado en distintas regiones, destacando las plantas exóticas, los áridos, las gramíneas y los palmerales. También existen jardines de agua con algunas muestras de plantas que necesitan una gran cantidad de agua en sus raíces para vivir.

Junto al parque se encuentra el recinto de lo que fue la Exposición Internacional de Zaragoza 2008.

Exposición Internacional de Zaragoza

El año 2008 cambió la ciudad con la llegada de la Exposición Internacional de Zaragoza, un evento que comenzó el 14 de junio de ese año y terminó el 14 de septiembre. La ubicación del recinto está en un punto clave como la ribera del meandro de Ranillas. 

¿Quién no ha escuchado hablar de la Expo? Dos meses de puro ocio, fiesta e intercambio de culturas con la participación de 106 países, 220 ONG y alrededor de 5.600.000 de visitantes. 

¿Qué ver y hacer en el recinto?

No dudes en realizar múltiples actividades dentro del recinto, sobre todo cuando hace buen tiempo. 

– Disfrutar del entorno único al combinar la naturaleza con la modernidad de la construcción. 

– Hacer deporte al haber un circuito para correr y máquinas gratuitas para hacer estiramientos y fortalecer los músculos.

– Ver la Expo, el skyline y la basílica del Pilar desde la Pasarela peatonal del Voluntariado

Ver el banco más grande del mundo y sentarse en él para disfrutar de las hermosas vistas que hay del río Ebro. 

– Entrar en el Acuario Fluvial más grande de Europa para disfrutar de los 5000 ejemplares de animales acuáticos y 350 especies.

Pasar por los 3 puentes más modernos de la ciudad, teniendo en cuenta que se encuentran a no más de un kilómetro de distancia entre todos.

– Admirar la belleza de la arquitectura del lugar como la Torre del Agua, el anfiteatro, el Pabellón Latinoamericano y el Palacio de Congresos.

8. Acuario de Zaragoza 

¿Eres amante de los animales acuáticos? Qué mejor que entrar en el Acuario de Zaragoza, un pabellón diseñado por el arquitecto Álvaro Planchuelo y que se utilizó en la Expo de 2008 para la exposición de paisajes del agua. Llama mucho la atención por ser el más grande de Europa al tener alrededor de 70 acuarios y acua-terrarios y 2,5 millones de litros de agua, unas cifras que no dejan indiferente a nadie.

La visita a este lugar se caracteriza por pasear por 5 ríos diferentes, cada uno de un continente: Nilo (África), Murray-Darlin (Oceanía), Amazonas (América), Mekong (Asia) y Ebro (Europa). Muchas de las especies que habitan ahí son peces, aunque también hay otros animales ranas, tortugas, caimanes, nutrias, serpientes, corales e insectos de palo. Lo que le diferencia de otros acuarios es que hoy en día exhibe especies que no se pueden ver en ningún otro, por ejemplo, el pez tigre gigante o la arapaima, el segundo pez de agua dulce más grande. 

Top mejores lugares para ver y visitar en Zaragoza

Lo que confiere a este acuario es que cuenta con un gran tanque de agua dulce (9 metros de profundidad y 40 metros de largo) que atraviesa algunas zonas de todo el recorrido. Se conoce como el Río del Mundo al querer parecerse al río primigenio, es decir, una corriente de agua que proviene de un manantial natural que procede de lo más profundo del árbol Teldrassil.

Por último, este acuario también está destinado a otras actividades como la celebración de eventos, ya sean congresos, bodas y talleres, además de tener un restaurante para probar la exquisita gastronomía de la zona y disfrutar de las vistas más impresionantes de la Expo y del río Ebro.  

9. Puente de Piedra 

Visitar Zaragoza merece la pena por monumentos, así que visita el Puente de Piedra, una construcción muy importante desde el siglo XII al garantizar el paso permanente del Ebro y permitir la comunicación con el noreste peninsular. La obra dirigida por Gil de Menestral comenzó en 1401 y, no fue hasta 39 años después, cuando se terminó, destacando sus dimensiones al tener 225 metros de longitud con 7 arcadas, una de ellas permanece debajo del Paseo Echegaray y Caballero. En el siglo XX añadieron al puente 2 leones de bronce a cada lado, una idea que pertenece al escultor Francisco Rallo.

Esta hermosa construcción une el barrio del Arrabal con el centro de la ciudad, además debes recorrerlo para disfrutar de las mejores vistas.

Puntos de interés cerca

Restos del Convento, Pretil y balcón de San Lázaro: a orillas del barrio Arrabal se encuentra el Pretil de San Lázaro, un muro de contención que se construyó en el siglo XVIII gracias al arquitecto Agustín Sanz. Va desde el Puente de Piedra hasta el convento de San Lázaro y su función principal es evitar las riadas. Debajo del mismo, se hallan los restos del convento de San Lázaro, una institución de salubridad y atención a los enfermos de Zaragoza considerada de gran trascendencia histórica e importancia patrimonial.

El Pairón del Puente de Piedra: se inauguró en 2013 como motivo de la conmemoración del Bicentenario de la Liberación de la ciudad de Zaragoza por parte de las tropas francesas. Esa es la causa de que en este monumento de estilo mudéjar se representen varias escenas de aquel suceso, por ejemplo, la explosión de una de las 7 arcadas del puente. 

– Cruz de Basilio: una cruz en memoria de Basilio Boggiero, Santiago de Sas y el barón de Warsage. Los dos primeros fueron heroicos religiosos al dar su vida por defender la ciudad en 1808, quienes finalmente fueron asesinados por las tropas francesas y arrojados en este punto del río. El tercero y último fue un militar bilbilitano, cuya lucha fue concluyente para el levantamiento del primer sitio, aunque finalmente falleció en 1809 por las heridas.

10. Museo de Zaragoza

Si eres amante de la cultura, uno de los lugares imprescindibles de visitar es el Museo de Zaragoza, el cual abrió sus puertas al público en 1848. Está ubicado en la Plaza de los Sitios y se caracteriza por ser el más extenso y representativo por sus colecciones de Bellas Artes y Arqueología, cuya historia abarca desde la Prehistoria hasta el siglo XX

Colección Antigüedad

Contiene en su interior numerosas representaciones de todas las actividades arqueológicas llevadas a cabo en la provincia desde el 250 000 a.C., hasta el siglo XI, por ejemplo, los obsequios funerarios, los misteriosos escritos celtibéricos y el retrato de César Augusto. También hay una exposición dedicada exclusivamente a exhibir los materiales de los territorios de Aragón y las obras más importantes de dos periodos que dejaron huella en esta región: el Gótico y el Renacimiento.

Colección Bellas Artes 

Una colección en la que admirar todo lo relacionado con el mundo religioso en la época gótica, la pintura histórica española de Francisco Pradilla y la colección del Goya más intimista. También hay una zona dedicada al Arte Románico donde han ampliado una colección añadiendo una talla de Marçia ante el Sepulcro y capiteles. Tampoco se debe pasar por alto la selección de obras del Barroco con nuevas incorporaciones como San Joaquín y la Virgen (Vicente Berdusán), Vanitas (Antonio Pereda) y Canastillas de flores (Arellano). Una forma diferente de sumergirse en la historia y la cultura de estas tierras.

Colecciónde arte de Asia Oriental 

La colección de más de mil piezas de Arte Oriental de Federico Torralba se encuentra en el museo y es uno de los más importantes conjuntos de su naturaleza en España. La colección consta de piezas procedentes de Nepal, Japón, China y Sudeste Asiático. 

En la visita se puede disfrutar de una colección impresionante de lacas japonesas con multitud de objetos decorados con adornos personales, sin olvidar la representación de la cerámica y la porcelana china con la presencia de tres mingqi de la dinastía Tang. Por último, cabe destacar la colección completa de una agrupación de mandalas y pinturas en kakemono.

Mapa de los lugares imprescindibles que ver en Zaragoza

En definitiva, Zaragoza una de las principales ciudades más cálidas y acogedoras de España y tiene múltiples sitios para visitar. Tiene 2000 años de historia y sus calles dejan un legado my importante como las ruinas de la civilización romana, el Palacio de la Aljafería con un estilo árabe y las iglesias de estilo mudéjar, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Mejores free tours en Zaragoza para visitar la ciudad

La «ciudad de las cinco culturas» también tiene algunos monumentos modernos y uno de los más destacados es la Fuente de la Hispanidad ubicada en la plaza del Pilar desde 1991. Su forma tan inusual y su diseño en forma de cascada hace que los turistas se paren a hacerse una foto. 

También se encuentra el edificio barroco más importante de la ciudad, que es la basílica de Nuestra Señora del Pilar, además de un moderno recinto construido en 2008 que dio lugar a la Expo. A su vez, hay lugares donde disfrutar al aire libre en compañía de amigos o familiares, por ejemplo, el Parque Grande José Antonio Labordeta El Tubo y el Parque del Agua Luis Buñuel. Dos zonas verdes en las que visitar el Jardín Botánico, pasear por los amplios jardines, dar una vuelta a caballo o hacer deportes multiaventura, entre otros. 

Zaragoza tiene múltiples lugares imprescindibles que visitar y con los que conocer toda su historia. ¡No dudes en hacer una escapada a esta ciudad al ser uno de los planes más interesantes!