Cádiz es una de las localidades del sur de España con más historia y cultura, siendo uno de los principales reclamos para viajeros y turistas de todo el mundo. Es una referencia dentro y fuera de Andalucía, compartiendo protagonismo con Sevilla, Córdoba o Málaga.

Aunque es evidente que por tamaño no se puede equiparar Cádiz con estas tres ciudades, posee una gran riqueza monumental que la hace especial. En este sentido, es similar a Almería, que sin estar considerada como una de las ciudades más importantes del sur de España, atrae a un gran número de turistas durante todo el año.

La mejor manera de ver y visitar Cádiz: hacer un free tour

A la hora de afrontar la creación de un recorrido por una ciudad de este estilo, es importante tener claro los lugares imprescindibles que ver y visitar. Un guía local que conozca bien la ciudad podrá ayudarte a entender la cultura gaditana, así como la historia que hay detrás de los monumentos y edificios más emblemáticos de Cádiz.

Si haces un free tour en Cádiz podrás conocer de primera mano a qué nos referimos con descubrir de una manera original y diferente una ciudad como esta. Para los que aún no tengan claro qué es un free tour, se trata de un tour de libre pago en el que tú decides el precio en base a la experiencia vivida, siendo visitas guiadas muy dinámicas, divertidas y enriquecedoras.

¿Has probado los free tours? Visita la ciudad de una manera diferente junto a un guía local oficial.

GuruWalk

Te contamos cuáles son los 10 lugares imprescindibles que tienes que visitar en Cádiz. Esta localidad en la costa andaluza se caracteriza por su importante naturaleza, pero también por una serie de monumentos de gran interés. Además, los gaditanos constituyen un pueblo que vive sin prisa, con tranquilidad, disfrutando de su tierra y eso hará que encuentres en esta ciudad un entorno claramente acogedor.

FREE WALKING TOURS: ¡Los mejores free tours en Cádiz!

Por otro lado, también se encuentra la gastronomía típicamente sureña con la que disfrutarás en cualquiera de sus agradables terrazas. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos del maravilloso clima que tienen las costas andaluzas durante todo el año. En Cádiz, conocida también como la ciudad de la luz, podrás disfrutar de un turismo de playa con un clima más que envidiable. Por último, y antes de pasar a hablar sobre los lugares que no puedes perderte allí, también tenemos que destacar una de sus importantes tradiciones: el carnaval gaditano. Este es uno de los más conocidos, divertidos y populares en toda España y, por eso, la época en la que se celebra también es una de las ideales para hacer turismo aquí.

En resumen, desde que fue fundada en el año 1100 a.C. por los fenicios, la antiguamente conocida como ‘Gadir’ es una región que tiene mucho que decir a través de sus rincones y sus paisajes. Por eso, a continuación, queremos contarte todo lo que es posible ver y hacer en ella. 

1. Playa de La Caleta

La playa de la Caleta es, sin duda, la más conocida de toda la provincia de Cádiz. Se ubica entre los dos castillos: el de San Sebastián y el de Santa Catalina. Además, es una zona emblemática, pues en ella se encuentra el antiguo balneario de La Palma, que actualmente sigue contando con varios barcos próximos a él que hacen que el ambiente sea incluso más mágico.

Los gaditanos y turistas acuden a esta playa a cualquier hora del día, ya sea para bañarse o simplemente para relajarse disfrutando de su maravillosa arena. No obstante, el mejor momento para visitar la playa es al atardecer, pues si por algo es famosa esta playa es por sus maravillosos tonos anaranjados a última hora del día.

Como decíamos, esta playa está ubicada entre dos castillos, lo que ya supone que es bastante especial, puesto que son pocas las playas de nuestro país que se encuentran dentro del casco antiguo de las ciudades. Quizá sea está la razón por la que varios artistas, especialmente músicos y poetas, fueron inspirados por este escenario.  Así, Isaac Albéniz o Paco Alba son algunos de los hombres que afirman haber encontrado inspiración en este paisaje marino.

Y por si fuera poco, esta playa también la has podido ver como el set de rodaje de diferentes películas, como es el caso de Alatriste o El amor brujo, si queremos mencionar algunas obras de autores españoles. Pero también el cine extranjero ha hecho uso de ella, por ejemplo en la película Die Another Day, la vigésima de la saga de James Bond.

Top lugares imprescindibles que visitar en Cádiz

Comentando datos ya más geográficos, la extensión de esta playa es de 450 metros, lo que la hace un lugar idóneo para que puedas pasear por ella. En cuanto a las especies vivas que presenta, la biodiversidad fue estudiada en el año 2019. Con este estudio se demostró que se trata de una playa muy variada, con un total de 294 animales distintos y 88 variedades vegetales. Por último, nos gustaría destacar también su gran variedad geológica. Esta playa es bastante especial, debido a que cuenta con diferentes piedras que incluso se han bautizado con nombres propios: laja, cuadrá, puntilla o piedra de erizo.

En definitiva, como has podido ver, la playa de la Caleta es una de las más conocidas de todo el litoral español, y razones no le faltan. Te animamos a que tú mismo la visites para decidir si es tan especial como han dicho otras personas. Y ¿por qué no?, que te animes a probar la gastronomía típica de la zona en algunos de los bares y restaurantes que se encuentran cercanos a esta playa, donde seguro que puedes ver a muchos gaditanos disfrutar de su tierra. Es uno de los mejores planes cuando buscas qué hacer en Cádiz.

FREE WALKING TOUR: Free Tour Cádiz Monumental.

2. Torre de Tavira 

Si hay algo que abunda en Cádiz son las diferentes torres que se reparten por toda la ciudad. Y es que durante la época en la que esta localidad era un puerto estratégico para el comercio, fue imprescindible vigilar tanto la entrada como la salida de los diferentes barcos del puerto. Durante muchos años, fueron muchos los pueblos que escogieron este punto de la Península Ibérica como una zona vital para el intercambio de bienes. Por eso, hoy en día puedes disfrutar de unas vistas privilegiadas desde varias de sus torres.

Una de las más conocidas es la Torre Tavira, que debido a su altura y posición fue la torre que se consideró como la más importante en su momento. Actualmente, turistas y gaditanos pueden subir hasta su mirador para así disfrutar de las que son, probablemente, las mejores vistas de toda la ciudad.

Si visitas la torre, también podrás observar la Cámara Oscura, que permite ver todos los lugares más típicos a tiempo real. Esta cámara se compone de un sistema óptico con una pantalla blanca circular donde las escenas transcurren en periodos de 15 minutos. Además de poder observar las imágenes, también existen explicaciones acerca de cómo funciona este impresionante sistema. El sistema de la cámara oscura fue inaugurado en el año 1994 y, desde entonces, se ha convertido en uno de los atractivos turísticos más importantes de la localidad gaditana.

Para que puedas hacerte una idea más precisa de lo que encontrarás en este lugar, la altura total de la torre es de 45 metros. Esta se encuentra localizada dentro de la casa palacio de los marqueses de Recaño, que hoy en día alberga el Conservatorio de Música. El edificio palaciego ya de por sí es bastante impresionante y data del siglo XVIII, con un estilo claramente barroco.

Es posible que te hayas preguntado de dónde viene el nombre de la Torre. Pues bien, este calificativo proviene del apellido del que fuera el primer vigilante de la misma: el teniente Antonio Tavira. Sin duda, todo lo que puedes encontrar en este monumento quiere ayudarte a recordar cuál fue la función de la torre en su momento, cómo se llevaba a cabo el trabajo de los vigías y por qué resultaba tan importante su labor de observación.

FREE WALKING TOUR: Free Tour Oficial en Cádiz – Cadizfornia Tours.

3. Parque Genovés

El Parque Genovés es uno de los lugares naturales de más renombre dentro de Cádiz y data de finales del siglo XVIII. La idea inicial era decorar el parque con árboles propios de Sudamérica, pues como hemos venido diciendo en varias ocasiones, esta localidad tuvo una trayectoria portuaria muy importante que le hizo enriquecerse de las diferentes culturas que entraban en la Península Ibérica. Y, sin duda, una de ellas era la cultura propia de Sudamérica

No obstante, en la actualidad, no solo abundan palmeras y otros árboles propios de esta zona, sino que también vas a poder encontrar otras especies de diversas procedencias que enriquecen todavía más el conjunto de la vegetación que se encuentra en el lugar. De hecho, puede sorprenderte que algunos de los setos hoy en día se tallen con forma de dinosaurio, algo que nada tiene que ver con los viajes que en su día acogía a Cádiz.

No cabe duda de que la visita a este parque es imprescindible, pues se considera dentro de varios rankings como uno de los más bonitos de España a nivel urbano. El jardinero que lo creó, de origen valenciano, Eduardo Genovés i Puig, pensó en materializar un sitio que pudiera asemejarse a un catálogo de botánica donde fuera posible encontrar una amplia variedad de especies vegetales. 

Hoy en día, podemos afirmar que sus ideas fueron totalmente llevadas a la práctica y que, gracias a él, hoy existe un pulmón en la ciudad que, además, tiene un diseño original y cuidado.

¿Qué ver en el parque Genovés de Cádiz?

En sus inicios, esta localización era una arboleda mal cuidada que se conocía como Paseo del Perejil y que no era tenida en cuenta como una zona emblemática por los ciudadanos gaditanos. Tras las diversas reformas llevadas a cabo en él, hoy puedes visitar un parque con forma trapezoidal donde puedes distinguir varias zonas de paseo y en el que se albergan más de 100 especies diferentes. Así mismo, el parque también está decorado por otros motivos como son las fuentes, las estatuas o un estanque que se sitúa aproximadamente en su parte más central. 

Por último, si te gusta caminar, tenemos que recomendarte que te fijes en uno de los bordes del parque. En él podrás ver un amplio paseo que va alrededor del mar y de los acantilados y que conecta con las ciudades próximas como Rota y el Puerto de Santa María.

4. Catedral de Cádiz

Dentro de las catedrales españolas, esta es una de las más especiales, pues tiene un estilo que resulta una mezcla entre el barroco y el neoclásico. La construcción de la catedral comenzó en el año 1722, aunque no pudo finalizarse hasta más de 100 años después, en el 1838.

Este retraso en las obras fue debido a que hubo diversos hechos históricos que acontecieron durante estos años, como problemas económicos y crisis que retrasaron la construcción de la catedral y que llevaron a que su estilo fuera bastante variado y pintoresco. Además, esta época coincide con la invasión de los franceses y también con la pérdida de poder español en las tierras americanas. Sin duda, una serie de situaciones históricas que llevaron a un edificio tan curioso como es este.

Este edificio histórico, que recibe el nombre de Catedral de la Santa Cruz, generalmente se conoce como Santa Cruz sobre el mar. Eso se debe a que es un lugar privilegiado sobre la costa marina. No obstante, muchos de sus ciudadanos la conocen como la Catedral Nueva, pues la más antigua es un edificio anterior de estilo puramente gótico que construyó Alfonso X el Sabio algunos años antes. Aunque este edificio gótico sea anterior a esta construcción, hoy en día funciona únicamente como Iglesia, mientras que la Catedral de Cádiz es la que tiene un origen más moderno.

Al llegar a la Plaza de la Catedral, lo más seguro es que te llamen la atención sus grandes dimensiones. Se deben a que cuando se planificó su construcción, se decidió crear un edificio de gran tamaño y envergadura que indicara la gran importancia que había adquirido Cádiz en los últimos años. Y es que tan solo un lustro antes de comenzar a construirse, en el año 1717, la Casa de Contratación, un edificio de gran importancia relacionado con la riqueza obtenida en las Américas, se había trasladado desde Sevilla hasta aquí.

¿Qué ver de la catedral de Cádiz?

Como decíamos, la catedral tiene varios estilos. No solo el barroco y el neoclásico (que son los más abundantes), sino que también vas a poder observar en ella un estilo rococó. Para conseguir erigir este monumento, se utilizaron materiales de orígenes diversos. Así, es posible encontrar mármol típico de Génova, jaspe, piedra ostionera o incluso piedra caliza. Todo ello contribuye a que el edificio final sea variopinto y muy reconocible dentro de los monumentos más importantes de la Península Ibérica.

No cabe duda de que se trata de uno de los monumentos más impresionantes y curiosos de esta región y que merece una visita si estás en ella. Además, si subes hasta la Torre Tavira, uno de los edificios que más resaltan en las vistas de la ciudad es, sin duda, el de esta catedral. Esto sucede tanto por sus enormes dimensiones y su localización sobre la línea costera, como por el estilo tan marcado que tiene. 

5. Castillo de San Sebastián

Nuevamente, se trata de uno de los lugares más mágicos de Cádiz que sirve de inspiración a músicos y artistas. Así, algunos músicos del indie pop español hablan de este castillo en algunas de sus composiciones musicales. Quizá sea esta la razón por la que, hoy en día, el castillo se utiliza como zona cultural. De hecho, en ocasiones vas a poder disfrutar en su interior de algunos conciertos, actos culturales o exposiciones. Por ello, te recomendamos que consultes su agenda cultural antes de realizar la visita. 

Y si quieres mejorar aún más la experiencia, te sugerimos que hagas un paseo desde el casco antiguo de la ciudad por el malecón hasta llegar a él. Si escoges un día soleado (algo que no es difícil en esta zona de España), este paseo puede convertirse en una actividad maravillosa.

Historia del castillo de San Sebastián

Este castillo es uno de los que más historia tienen dentro de la ciudad. Aunque no existen pruebas de este primer dato, la tradición clásica dice que en la localización actual del Castillo de San Sebastián se erigía un templo fenicio durante la Edad Antigua. Más tarde, en 1457, se creó en esta misma zona una ermita a manos de los tripulantes de un barco italiano. Los navegantes estaban infectados por la peste y se les dio permiso para permanecer en el lugar hasta que terminaron su curación.

De hecho, el nombre de San Sebastián proviene de esta ermita creada por los italianos. Fueron precisamente los tripulantes venecianos los encargados de crearla y, para ello, aprovecharon los restos anteriores de un antiguo faro. En este momento, decidieron sustituir el faro por una torre que, al igual que todas las demás, servía para la vigilancia de los barcos que querían acceder a Cádiz. Este entorno también albergó a partir de 1706 un castillo que se utilizó para reforzar la defensa de la zona. En él, el acceso se había restringido a través de puentes levadizos para hacer que fuera mucho más seguro.

Años después, se decidió que la seguridad de este castillo y sus alrededores tenía que ser todavía más exquisita y se conectó el castillo con un malecón que une la isla con lo que hoy conoces como el casco urbano de Cádiz. Una de las últimas reformas que sufrió el castillo fue la creación de un nuevo faro en el siglo XVIII. Debido a que está localizado sobre una isla, era necesario construir esta guía para poder ayudar a los tripulantes durante sus travesías marítimas. 

6. Faro de Trafalgar

La batalla de Trafalgar, que da nombre a este faro, es probablemente una de las más importantes de todo el siglo XIX. Esta batalla naval tiene origen como consecuencia de la coalición de algunos países europeos como Reino Unido, Rusia, Austria, Suecia o Nápoles, que intentaban quitar del trono a Napoleón Bonaparte.

La presencia militar francesa era importante en toda Europa y se desató la pelea por acabar con este hecho entre los aliados y los franceses. La localización en la que tuvo lugar este enfrentamiento fue precisamente la localidad de Barbate, donde hoy se encuentra el faro del que vamos a hablarte.

Por tanto, lo primero que tienes que saber es que el faro de Trafalgar no se encuentra en la ciudad de Cádiz como tal, sino en una localidad próxima a este. Si la batalla sucedió en el año 1805, la creación del faro fue en 1860, algunos años después. En ese momento se decidió iniciar la construcción del actual faro, que cuenta con 34 metros de altura y tiene una forma troncocónica bastante característica.

La idea inicial para su construcción era guiar a marineros que llegaban a las costas gaditanas. Pero en el año 1929 se reformó tanto el revestimiento exterior como el aparato óptico que se encuentra en el interior del faro, lo que supuso una gran mejora para la labor de vigilancia que llevaban a cabo los fareros encargados de este lugar. 

Si decides visitar Barbate y el faro de Trafalgar, te aconsejamos que acudas desde Vejer de la Frontera, un pueblo cercano que seguro que también te encantará. Además, para llegar al faro hay que realizar un paseo a través de los Caños de Meca, un entorno natural muy especial con una de las mejores arenas finas de cualquier playa española. Debido a la calidad de esta playa, te recomendamos que acudas por la tarde o incluso a pasar el día entero, pero sin olvidar que una de las vistas más impresionantes del faro es al atardecer o al amanecer, donde el paisaje poco a poco irá dando mayor protagonismo a esta edificación tan importante por su historia.

Eso sí, tenemos que recomendarte que acudas con un buen calzado para caminar, pues algunas personas pueden tener problemas de acceso debido a los escalones que es necesario bajar para llegar hasta el faro.

7. Teatro Romano de Cádiz

Los romanos fueron una de las primeras civilizaciones en asentarse en Cádiz y, por esta razón, existen varios legados como su teatro. Sin embargo, y por extraño que resulte, la existencia de este teatro romano no fue descubierta hasta hace pocos años (en 1980), cuando comenzaron a realizarse algunas excavaciones para localizar un castillo. Hasta ese momento, se habían observado algunas de las galerías (que hoy se sabe que se encuentran bajo las gradas), pero no había podido determinarse a qué pertenecían esas edificaciones.

Hoy en día se sabe que fue construido en el año 70 a.C. por familiares y amigos de Julio César (formó uno de los triunviratos más conocidos de la historia de Roma), que tenían como objetivo ampliar el perímetro de la ciudad. Gracias a las tareas de historiadores e investigadores puedes conocer también parte de su historia posterior.

El edificio se abandonó hasta finales del siglo III y después fue objeto de varios saqueos hasta la Edad Media. Durante este periodo sí se le dio un uso, aunque fundamentalmente se destinó al almacenamiento, al uso de cuadras o a viviendas. Además, hoy en día sabemos que tras la reconquista, Alfonso X decidió reconstruirlo. 

Desde que fue descubierto en 1980, se bautizó como Gades y se han iniciado múltiples actividades para la recuperación de este monumento tan antiguo. De hecho, si quieres visitarlo puedes acudir a su centro de interpretación, donde se explica la historia del teatro así como el descubrimiento del mismo.

Además, a través de pozos con cristal puedes observar algunas zonas que ya han sido excavadas como el escenario, la orchestra o parte de las gradas. Sin embargo, es cierto que gran parte del teatro todavía no ha sido desvelada y continúa bajo las ruinas del barrio del Pópulo. Es el caso de la escena y del pórtico.

En cualquier caso, visitar un monumento tan antiguo y que tiene tanto que decir sobre los orígenes de la ciudad es prácticamente una tarea obligada. Además, tiene gran relevancia histórica, pues es mencionado en las obras de algunos autores de la talla de Cicerón o Estrabón. Por otro lado, también es necesario que sepas que es el teatro romano más antiguo de toda España y el segundo de mayor tamaño, únicamente superado por el de Córdoba. 

8. Alameda Apodaca

La Alameda Apodaca es otro de los paseos que tienes que visitar si te gusta la naturaleza y la variedad de su vegetación. Se trata de un paseo con estilo claramente ajardinado que se sitúa en el pleno centro de la ciudad antigua de Cádiz y que discurre paralelo al mar. Fue diseñado a finales de los años veinte por el arquitecto Juan Talavera y Heredia, que decidió estructurar este paseo con un claro estilo regionalista propio de la época.

En esta alameda, podrás ver cerámica vidriada y también el uso de la forja que puedes apreciar tanto en farolas como en bancos. Estos dos materiales combinan a la perfección con las glorietas y salones con forma de círculo y rectángulo que se encuentran a lo largo de todo el paseo. A pesar de que en este lugar anteriormente también existían otras zonas ajardinadas, no fue hasta 1927, gracias a la labor de este arquitecto, que se pudo llevar a su máximo esplendor.

Una de las claves de este maravilloso entorno es, sin duda, su vegetación. Y es que además de la gran variedad de plantas que existen, en esta zona hay dos ejemplares que destacan entre los demás. Se trata de dos ficus que proceden de Australia y que fueron plantados a inicios del siglo pasado. Además de estos dos árboles, también es posible encontrar árboles de plátanos o un chirimoyo, lo que llevó a este paseo a ser incluido dentro del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

En resumen, este lugar es uno de los preferidos por los gaditanos para disfrutar de un agradable paseo próximo a las murallas y a la bahía de la ciudad. Así mismo, también podrás encontrar un monumento dedicado al Marqués de Comillas, que también da nombre a este parque. Si te gusta la naturaleza, te recomendamos que visites tanto este parque como el Genovés. Además, te animamos a que compares las diferencias entre estos para decidir cuál es tu favorito en cuanto a estructura, construcción y vegetación.

9. Castillo de Santa Catalina

El otro castillo más importante de la ciudad de Cádiz es el de Santa Catalina. Este castillo, que fue construido a finales del siglo XVI, ha tenido tal relevancia que en el año 1985 fue declarado Bien de Interés Cultural. Su localización, como ya hemos dicho, es inmejorable, pues está situado en el interior de la playa de la Caleta y también se puede acceder a él si continúas por el Paseo del Parque Genovés.

De hecho, para disfrutar al máximo de esta edificación, te recomendamos que acudas a la playa de la Caleta. Allí podrás apreciar simultáneamente toda la forma de este Castillo de Santa Catalina, así como del Castillo de San Sebastián. La visión completa de ambas construcciones desde la playa es una de las preferidas tanto por los gaditanos como por los turistas. 

La forma del castillo resulta bastante curiosa al tener una planta pentagonal, cuyas puntas, como si fueran una estrella, se dirigen hacia el mar. Su historia data de 1596, cuando Felipe II mandó que Cristóbal de Rojas construyera una fortificación segura para la defensa. Al tratarse de una ciudad rodeada por el mar, es fácil de atacar y todos los reyes han estado bastante preocupados por cómo mantenerla, por la importancia que tiene como lugar estratégico para el comercio.

Más tarde, el rey Carlos III decidió convertir este edificio en una prisión militar para personalidades destacadas, como el caso de algunos de los americanos que estuvieron implicados en el golpe de estado de 1981.

¿Qué ver en el Castillo de Santa Catalina de Cádiz?

Afortunadamente, hoy en día este castillo tiene una labor mucho más agradable que nada tiene que ver con la trayectoria bélica de su pasado. Y es que el Castillo de Santa Catalina se utiliza como un gran espacio de la cultura, donde se llevan a cabo numerosas actividades musicales como son los conciertos y otras actividades, especialmente durante todo el verano.

Uno de los planes más relevantes es el Festival de Cine Alcances. Este espectáculo muestra su apoyo tanto al cine documental como al cortometraje, y se ha convertido en uno de los referentes tanto en la provincia como en toda España.

En definitiva, el Castillo de Santa Catalina es un sitio más en el que queda reflejada la gran historia de la zona y en el que hoy en día podrás disfrutar de una amplia cartelera cultural que seguro que no te dejará indiferente. Por eso, te recomendamos que antes de visitarlo eches un vistazo a todas las actividades que están desarrollándose en ese momento, por si existiera alguna que te resulta especialmente interesante.

10. Museo de Cádiz

A lo largo de este artículo, seguro que no te ha quedado ninguna duda de que si algo tiene Cádiz es una amplia historia. En el museo vas a poder observar trabajos relacionados con la arqueología, las bellas artes y la etnografía. Este combo es prácticamente indispensable si quieres conocer más y mejor la historia de esta ciudad.

La idea del museo se inicia en 1835, con la desamortización de Mendizábal, momento en el que se consiguen obtener algunas pinturas expropiadas que procedían de diferentes conventos. Durante los siguientes años, se siguen acumulando obras de pintura pertenecientes a algunos autores gaditanos, y es aquí cuando surge la idea de crear un lugar para reunirlas todos.

Por otro lado, en 1887 se encontró por casualidad un sarcófago fenicio donde hoy se hallan los astilleros, lo que también fue determinante para la creación de una colección arqueológica. Poco a poco, fueron incorporándose más objetos donde tienen gran relevancia los funerarios y los propios de ajuares que se iban recuperando en la ciudad.

Así, hoy en día puedes encontrar en este museo una amplia variedad de objetos de gran relevancia histórica. También evolucionó la colección de pinturas, que hoy contiene las obras de algunos pintores tan relevantes como Murillo y Zurbarán.

El museo, actualmente, aúna toda esta riqueza en el edificio que se sitúa en la Plaza de Mina y que se inauguró en 1935. Esta edificación fue antiguamente el convento de San Francisco y tiene un estilo típico del neoclásico. Esta visita es imprescindible si quieres conocer todos los detalles acerca de la ciudad de la luz y te ayudará a que tengas una idea mucho más formada y real sobre este lugar con una historia tan apasionante. Aunque no suele suceder con demasiada frecuencia, te recomendamos que anotes este plan para algún día lluvioso o nublado. 

Mapa con los lugares imprescindibles que ver en Cádiz

En resumen y como has podido ver, Cádiz es una localidad especial dentro de toda Europa y posee un entorno que tiene mucho que mostrarte. En tu visita, te recomendamos que combines tanto zonas naturales (parques, playas) como monumentos históricos. Y es que ya te habrás dado cuenta de que Cádiz tiene mucha historia detrás y que esta ha quedado reflejada en gran parte de su ciudad.

Durante algunas épocas, como durante la presencia de fenicios y romanos en la Península Ibérica, Cádiz fue una zona muy estratégica. Eso hace que hoy en día sea una región muy plural, con diversidad de culturas, pero también con una gran riqueza arquitectónica que no te dejará indiferente. Por ello, si tienes tiempo, te recomendamos que te detengas a visitar también el interior de los monumentos que te hemos recomendado y que ahondes en la historia de cada uno de ellos.

FREE WALKING TOURS: ¡Los mejores free tours en Cádiz!

Así mismo, también podrás disfrutar de las zonas naturales como son los parques y las playas para así imaginarte cómo fueron épocas anteriores en la ciudad. No obstante, si tu visita es algo más breve, tienes que acudir a los lugares imprescindibles que hemos ido detallando más arriba y, con ello, podrás llevarte una idea bastante precisa de la ciudad andaluza.

En definitiva, con este artículo queríamos contarte qué ver en Cádiz. Tanto su gastronomía, como sus paisajes, sus monumentos y el encanto de su gente son razones suficientes para visitar toda la Comunidad de Andalucía y, especialmente, la ciudad de la luz, que seguro que no te dejará indiferente.